Choque de trenes políticos

El expresidente acusó a Germán Vargas de expresar su desconfianza hacia el entonces ministro Santos por cuenta del atentado que sufrió en 2005. El exministro negó la acusación.

El exministro Vargas y el expresidente Uribe en el cierre de campaña de 2006.

A cinco semanas de que el país elija al presidente de la República para el período 2014-2018, un duro enfrentamiento entre el expresidente Álvaro Uribe, recién elegido senador, y Germán Vargas Lleras, la fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos, capta la atención del país.

El detonante del enfrentamiento es el libro Enemigos, que la periodista Vicky Dávila dará a conocer mañana en la Universidad Javeriana. La revista Semana publicó el primer capítulo, que se refiere a cómo los acercamientos entre Vargas Lleras y el presidente Santos molestaron profundamente a Uribe y dieron inicio a lo que terminó por convertirse en una batalla campal.

En el texto, Dávila transcribe una entrevista con Vargas Lleras en la que éste afirma que el DAS estaría comprometido en el atentado que sufrió el 10 de octubre de 2005 con un carro bomba a la salida de las instalaciones de Caracol Radio en Bogotá y que, luego del ataque, cuando Uribe llegó a la Escuela de Caballería “ingresó en una indignación enorme, que era natural que la tuviera como todos la teníamos. Pero esa indignación no sólo se expresaba para quienes hubieran podido cometer ese acto, sino con todos quienes ahí estábamos también. Eso me sorprende todavía”.

De igual manera, Vargas Lleras revela que minutos después del atentado conversó con su esposa y ella le dijo que el Gobierno estaba involucrado en el hecho, y pocos minutos más tarde el expresidente Uribe la llamó para recriminarla por esa afirmación, lo que puso en evidencia que el exministro estaría siendo interceptado ilegalmente.

Este episodio se suma a una enemistad entre Vargas Lleras y Uribe declarada desde que se hundió la posibilidad de una segunda reelección. En el uribismo están convencidos de que el exministro fue el autor intelectual de los errores de trámite del proyecto en el Congreso, los cuales llevaron posteriormente a que la Corte Constitucional declarara su inexequibilidad. Lo cierto es que Vargas Lleras y el expresidente se han sacado chispas en las últimas horas.

Tras conocerse el capítulo del libro de Dávila, el expresidente Uribe dio a conocer un video en el que afirma, “bajo gravedad de juramento”, que luego del atentado Vargas fue a visitarlo a la Presidencia y “acusó al entonces ministro Juan Manuel Santos de ser el responsable. Le repliqué que no siguiera con esa infamia, hubo muchos testigos”, señala el exmandatario.

A esto, el exministro Vargas contestó con vehemencia: “El senador Uribe me ha tachado de mentiroso en los hechos que relaté en esa entrevista. Creo que decir mentiras el Domingo de Pascua es algo muy grave. Empiezo por recordarle que en el año 2005 el ministro de Defensa era el doctor Camilo Ospina y no el presidente Santos”.

La polémica fue terciada precisamente por Ospina, quien en declaraciones a La FM sostuvo que Uribe se equivocó por contestar con la cabeza caliente. “No me consta que Germán Vargas haya dicho algo por el estilo, pero tampoco lo podría negar. Pero creo que se equivocó el presidente Uribe. Si Germán Vargas le hubiera echado la culpa a Santos se habría equivocado también. Que le hubiera dicho después que no confiaba en el presidente Santos como ministro de Defensa, eso es otra cosa”, refirió.

Así las cosas, la campaña presidencial empieza su recta final con una intensa ronda de lucha entre el expresidente Álvaro Uribe, hoy cabeza del Centro Democrático en el Senado, y el candidato a la Vicepresidencia Germán Vargas Lleras, dos de los mejores oradores de la escena política y dos hombres que alguna vez estuvieron en el mismo bando, pero que hoy se posicionan como feroces antagonistas.

Temas relacionados