CIDH retira a Colombia de su 'lista negra' de violación de Derechos Humanos

La determinación se oficializó en la visita de la comisión a Bogotá.

El presidente Juan Manuel Santos y el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, José de Jesús Orozco.
El presidente Juan Manuel Santos y el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, José de Jesús Orozco.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) retiró de su ‘lista negra’ a Colombia, según se dio a conocer este viernes.

En rueda de prensa al norte de Bogotá, el presidente de la comisión, José de Jesús Orozco Henríquez, anunció la determinación.

Sin embargo, ese retiro del capítulo IV de su informe anual es “momentáneo” y sólo se conocerá una decisión final en 2014.

Los delegados de la comisión han estado en el país durante los últimos cinco días donde estuvieron revisando los avances del país en respeto de los Derechos Humanos.

En abril de este año, la CIDH mantuvo al país en la ‘lista negra’ argumentando la falta de medidas para avanzar en la defensa de los Derechos Humanos.

En ese momento, la CIDH señaló que Colombia aún enfrentaba desafíos en materia de desarticulación de las estructuras armadas ilegales y de implementación del marco legal adoptado con el fin de juzgar los crímenes perpetrados durante el conflicto.

A la CIDH le preocupaba la comisión de ejecuciones extrajudiciales presuntamente por miembros de la Fuerza Pública y el escaso número de condenas por éstos hechos, la utilización de la jurisdicción penal militar para conocer casos de violaciones de derechos humanos y el incremento del número de desplazados internos.

¿Y el fuero?

Sin embargo, el pasado martes la Comisión hizo serios reparos al proyecto de reforma al fuero militar que está tramitando el Congreso de la República.

En visita al Senado, la delegación de la comisión, encabezada por su presidente José de Jesús Orozco Henríquez, advirtió que la reforma constitucional no cumple con los estándares dispuestos por la carta de la OEA.

“La comisión les recordó a los congresistas los estándares interamericanos que tanto la Corte como la propia Comisión han establecido para que las violaciones a los Derechos Humanos sean investigadas y procesadas por la justicia ordinaria”, explicó.

Según él, se debe permitir actuar para establecer un “recurso efectivo” ante un tribunal imparcial.

“La imparcialidad se atiende a través de la justicia ordinaria como una de las garantías que debe existir”, recordó Orozco.