Colombia busca ser ejemplo en desminado humanitario

El país presentará ante la comunidad internacional los avances alcanzados en materia de desminado humanitario en el último año y que han permitido efectuar intervenciones en 312 municipios del país.

Un reconocimiento a los múltiples esfuerzos que ha hecho Colombia en los últimos años fue hecho este lunes en Santiago (Chile) durante la decimoquinta reunión de los estados partes de la Convención sobre la prohibición de uso de minas antipersonales, más conocida como Convención de Ottawa.

"Es el proceso más grande de desminado hoy en curso", dijo el canciller chileno Heraldo Muñoz en la ceremonia de inauguración de la reunión, que congrega a 400 delegados de los 162 países miembros de la Convención.

Después de 52 años de conflicto armado interno, Colombia tiene más de 52 millones de kilómetros cuadrados sembrados de minas antipersonales, especialmente en los departamentos de Antioquia, Meta, Caquetá, Nariño y Norte de Santander, con un saldo de 11.460 víctimas reportadas en los últimos 26 años, de las cuales 7.025 (61,3%) pertenecen a la Fuerza Pública y 4.435 civiles (38,7%). Del total de civiles, el 10% son niños y 5% son mujeres.

En la Conferencia el país presentará los trabajos que se han realizado en 62 municipios considerados de Alta Afectación, es decir, en territorios en los que se han presentado víctimas de minas en los últimos cinco años, y en 67 municipios de Media Afectación, a través de Estudios No Técnicos para validar si  se encuentran contaminados.

Proceso de desminado

Como parte del acuerdo de paz firmado recientemente con las Farc para poner fin a 52 años de conflicto, Colombia puso en marcha un programa nacional de desminado que incluye la intervención del 40% del territorio contaminado, equivalente a unos 21 millones de km2, que deberían quedar libre de minas en los próximos dos años. La meta final es declarar a Colombia libre de minas antipersonales en 2021 a través de un proceso en el que participarán  cerca de 10.000 efectivos.

"El proceso de desminado es un paso muy importante dentro del proceso de paz", resaltó Megan Burke, directora de la campaña internacional para la prohibición de campos minados (ICBL, en inglés).

Para lograr la meta, el  Gobierno desarrolló una metodología diferencial que reconoce las características étnicas, comunitarias y la diversidad geográfica. “Con ésta metodología, la Instancia Interinstitucional pudo hacer una asignación de tareas que permite a la Brigada de Desminado Humanitario, la Agrupación de Explosivos y Desminado de Infantería de Marina –AEDIM-, y a las cinco Organizaciones Civiles de Desminado Humanitario acreditadas actualmente en Colombia (The HALO Trust, Handicap Internacional, APN, Campaña Colombina contra Minas y Atexx), trabajar al mismo tiempo en los municipios más contaminados del país”, aseguró Sergio Bueno Aguirre, director para la Acción Integral contra Minas Antipersonal de la Presidencia.