Colombia está transitando los caminos de Venezuela: Francisco Santos

El exvicepresidente habló sobre la situación de Bogotá, dijo que hay una desinstitucionalización profunda en el sistema judicial colombiano y cuestionó que un juez de restitución de tierras haya devuelto a Petro al Liévano.

El exvicepresidente Francisco Santos, dijo que Colombia está desconociendo la institucionalidad lo que, en su opinión, fue el primer paso de Venezuela para llegar a la crisis que vive por estos días.

El exfuncionario, quien se había mostrado interesado en participar en las elecciones atípicas para elegir a un nuevo alcalde de Bogotá, dijo que hay una profunda desinstitucionalización del sistema judicial colombiano, según él, la restitución de Petro en el cargo deja a la justicia muy mal parada.

Santos, quien también lideraba la iniciativa ‘Sí Bogotá’ en pro de la revocatoria, dijo que el país necesita una reforma a la justicia profunda, la cual, dijo, no se daría si el actual presidente y candidato, Juan Manuel Santos, llega otra vez a la presidencia.

¿Cómo ve la restitución de Petro en el cargo?

Lo primero es que el origen de la decisión no deja de ser sospechoso un juez de restitución de tierras está tomando decisiones sobre las altas cortes de este país. Además la decisión deja una tronera de inseguridad jurídica gigante en el país. Y por último, Colombia es como el Titanic que mientras se hunde el presidente, los altos funcionarios y los miembros de las cortes están tocando valses. Colombia que era institucionalmente fuerte se está yendo a pique y olvidando su tradición democrática.

¿Por qué se da este fenómeno de desinstitucionalidad?

Petro logró arrinconar a la justicia, reventar la institucionalidad colombiana, y aprovechar la crisis de la justicia, eso demuestra que a Petro solo le interesa lo que a él le pase y le interesa poco la democracia. Hoy en Colombia ningún contratista tiene seguridad jurídica, ningún empresario la tiene. Colombia navega en la incertidumbre y no hay confianza. Ese fue el camino que llevó a Venezuela al caos, Colombia comienza a andar con inmensos nubarrones por esa senda. Cuando uno escucha a los empresarios dicen que no están dispuestos a invertir un peso porque mañana cualquier alcalde puede terminar con sus inversiones de un solo plumazo.

Usted había pensado en lanzarse para las elecciones atípicas, ¿sigue con esa idea?

El colapso es de tal dimensión que pensar en intereses individuales es absolutamente mezquino, lo que está pasando es de una gravedad tal que estamos jugando con la democracia del país, con la esencia de las instituciones y todo es el resultado de una justicia que está haciendo aguas. En este momento es una estupidez pensar en elecciones.

¿Petro está demostrando con esto que los derechos de los ciudadanos pueden ser protegidos?

No, lo que se demostró es que la justicia colapsó. Hay que hacer una reforma ya mismo de la justicia y sus instituciones, hoy el país navega en la incertidumbre. ¿Qué empresario va a invertir cuando un juez de Titiribí, Antioquia, puede acabar con un contrato?, creo que ninguno.

Usted dice que parte de la culpa es del presidente, ¿qué decisiones debió haber tomado él?

No voy a entrar en ese tema, pero el presidente ha jugado políticamente con esto, ha usado la institucionalidad del país para su campaña a la reelección, el presidente hace cálculos políticos y se está llevando la institucionalidad y los jueces le han ayudado.

Y entonces, ¿qué debía hacer el mandatario?

Creo que hacer cálculos políticos con esas decisiones muestra que su propósito no es cumplir con las decisiones judiciales. No tenemos un presidente pensando en Colombia. Él debió esperar a que el Consejo de Estado se pronunciara porque esa es la decisión que es, y dejar a la alcaldesa mientras tanto. Pero, que un tribunal de tierras tome esa decisión es muy raro.

¿Cuál es la solución para Bogotá?

El problema ya no es Bogotá, el país se hunde por una crisis profunda y una derrumbe institucional que jamás habíamos visto y los bogotanos pagando el pato de un pésimo gobierno que por cuenta de unos jueces de restitución de tierras, que vaya a uno a saber sus intereses, ponen en jaque la institucionalidad. La reforma profunda a la justicia tiene que ser una prioridad del nuevo gobierno, estamos seguros que si es Santos, el próximo presidente, esta no se va a dar.