Colombia, Estados Unidos y México crearían fuerza de tarea naval en el Pacífico

Al término de su visita oficial a Washington, el vicepresidente Óscar Naranjo señaló que se ratificó el compromiso de seguir trabajando como aliados con Estados Unidos en la lucha contra las drogas. Paz y Venezuela, los otros temas de la agenda.

El vicepresidente óscar naranjo y su homólogo estadounidense Mike Pence.Vicepresidencia

Los primeros pasos para crear una fuerza de tarea naval en el Pacífico que comprometa los esfuerzos de Estados Unidos, México y Colombia para cerrar esta ruta de tráfico de drogas, es una de los principales resultados que arrojó la visita oficial que durante una semana hizo el vicepresidente Óscar Naranjo a Washington.

Naranjo se reunió, inicialmente, con varios asesores del presidente estadounidense Donald Trump, entre ellos Rich Baum, director en funciones de la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP, en inglés); el general Ricky Waddell, asesor adjunto de seguridad nacional y Juan Cruz, el director, así como también con la titular del Departamento de Seguridad Nacional, Elaine Duke.

Y ayer la cita fue con Mike Pence, vicepresidente estadounidense, con quien, según señaló el mismo Naranjo, se ratificó el “compromiso de seguir trabajando como aliados con Estados Unidos en la lucha contra las drogas”.

Precisamente, una de las principales estrategias apunta a la conformación de esa fuerza de tarea naval, que implicaría ubicar unas plataformas navales o buques que  acompañen el esfuerzo colombiano de interdicción marítima. “Se trata de una operación con tres propósitos: incrementar los esfuerzos de interdicción en altamar, incrementar los esfuerzos de interdicción de lanchas rápidas y semi-sumergibles en esa zona y tener mayor control  de lo que es el acceso fluvial al mar Pacífico. Estamos hablando de una operación para cubrir las vías fluviales, hacer inteligencia y aumentar la capacidad de interdicción”, explicó el vicepresidente colombiano.

Así mismo, añadió que entre los temas que abordó con Pence y demás representantes de agencias norteamericanas y congresistas, está el compromiso de Colombia con elevar los niveles de interdicción de drogas y precursores químicos y el avance del plan contra los cultivos ilícitos.

“Compartimos con la administración que la meta de erradicación forzosa de 50 mil hectáreas la tenemos ya en 45 mil y, en el plan de sustitución, ya hay 18 mil familias que han comenzado a recibir los apoyos para iniciar la sustitución”, aseveró Naranjo.

A la pregunta sobre la aspersión de cultivos ilícitos, aseguró que no existe una solicitud categórica por parte de Estados Unidos para que Colombia retome las fumigaciones aéreas, y que el país necesita una oportunidad para probar que el plan que adelanta contra los cultivos ilícitos y las drogas empiece a dar resultados.

“Nosotros entregaremos la información oficial a Estados Unidos para que, de manera conjunta, hagamos evaluaciones sobre esos resultados y verifiquemos en ese sentido de qué manera estamos avanzando”, señaló el exdirector de la Policía, refiriéndose a los resultados que arroja el Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI).

En este sentido, insistió en las cifras de incautaciones que han venido en ascenso y en que Colombia seguirá trabajando en una estrategia integral contra las drogas. “No significa subordinar el tema de la importancia y prioridad de los cultivos, sino mantener el balance del tema de la producción versus el tema  de la incautación”, enfatizó.

Otro de los temas abordados por el vicepresidente Óscar Naranjo durante esta semana de visita a Estados Unidos fue el de la paz. “Es claro que existe una comprensión sobre que Colombia empieza a transitar por un camino de construcción y edificación de la paz y eso significa superar  unos desafíos como los que tenemos en materia de protección de líderes sociales, de control territorial de zonas donde no estábamos antes y la generación de oportunidades a la inversión”, dijo.

Por último, reveló que la situación de Venezuela estuvo en la agenda de diálogo con Pence: “El gobierno norteamericano valora positivamente la solidez de la posición del gobierno Santos, en relación con la situación venezolana. Eso  lo que significa es que Estados Unidos reconoce el liderazgo del presidente colombiano alrededor de lo que se ha denominado el grupo de los cinco, que dio origen a la declaración de Lima, donde Perú, Ecuador, Argentina, México y Colombia  han fijado una posición nítida sobre la situación en el vecino país”.

Al término de su visita oficial, Naranjo reiteró que no puede haber una regresión de la agenda entre Colombia y Estados Unidos y que ésta no debe centrarse exclusivamente en la lucha contra las drogas. “Hemos dado pasos fundamentales a lo largo de estos años para ampliar esa agenda. Yo diría que hoy lo que tenemos es la obligación de ver cuál es el reto y el desafío que plantean las drogas y también cuáles son las oportunidades para que Colombia tenga una agenda bilateral con los Estados Unidos y no quede, digo yo, atada al tema del narcotráfico”, concluyó.

 

últimas noticias

Iván Duque y la nanodemocracia

Murió el exministro Abdón Espinosa Valderrama

Ciudadanía, organizada contra la corrupción