Combos se toman campaña en Medellín

Corpades había advertido sobre interés de La Oficina de Envigado de infiltrar a las dos candidaturas que puntean.

La rumorada presencia de apoyos ilegales en las campañas políticas en Medellín dejó de ser ayer un secreto para convertirse en piedra de escándalo entre los pesos pesados de la política regional, quienes salieron a acusarse de nexos con paramilitares, combos y otros grupos delincuenciales.

El primer golpe lo dio el alcalde Alonso Salazar, quien señaló al candidato Luis Pérez, del movimiento Firmes por Medellín, de recibir apoyo paramilitar en las campañas electorales de 2007 y la actual. Pérez se defendió atacando y dijo que a Salazar lo ayudaron las bandas y los combos. Según él, hay evidencias de dicha interferencia en la campaña. “Yo tengo el pálpito que nos robaron en 2007”, dijo.

Salazar expresó ayer en Caracol Radio que Luis Pérez se reunió con reinsertados y con el sacerdote Óscar Albeiro Ortiz Henao, capturado el 17 de abril de 2010, por ser el supuesto cabecilla del combo ‘El Limonar’ o ‘Los Desmovilizados’. Agregó que dichas estructuras fueron restablecidas en la Comuna 8 (Villa Hermosa) con un apoyo manifiesto a Luis Pérez: “Y él ha participado con algunos concejales en reuniones”.

Agregó que Pérez contactó a Luis Arnulfo Tuberquia, alias Memín, excomandante del bloque Noroccidental de las Autodefensas, a la viuda de Antonio López, alias Job —vocero nacional de los desmovilizados en Medellín, asesinado el 28 de julio de 2008— y a reinsertados para llevarlos a una notaría para declarar y enlodar su imagen al testificar que Salazar ordenó matar a Job.

Según Pérez, hay una carta en la que Don Berna dice haber puesto su equipo militar ilegal para apoyar la campaña de Salazar y que hasta le dio dinero. Agregó que Salazar y Job fueron amigos, que la esposa de éste asegura que trabajaron juntos en la campaña y que el ‘expara’ hizo fiesta cuando Salazar ganó la Alcaldía.

Ambas declaraciones armaron un revolcón político en el corregimiento de San Antonio de Prado y en sectores como la Comuna 8. Alberto Mesa, líder de San Antonio de Prado y quien conoce de cerca al sacerdote Óscar Ortiz, dijo que parte de la comunidad está indignada con el alcalde Salazar.

“Esto es un ataque politiquero de la oposición para crear un mal ambiente. Si fueran reales las denuncias, ya habría un proceso (contra Pérez) o estaría en la cárcel”, dice Mesa.

La Corporación Paz y Democracia (Corpades), sin mencionar nombres, dio una alerta hace dos semanas sobre la posible infiltración de grupos ilegales en las campañas de los dos candidatos que puntean en las encuestas y la intención de hacerlo a través de alias Elenita, del grupo ‘La Oficina’.