Comunidad LGBTI anuncia que buscará formalizar "matrimonios" ante notarios y jueces

Con el vacío por la falta de una ley, aseguran que es el único contrato civil válido.

Las parejas del mismo sexo en Colombia asistirán este jueves a los juzgados y notarías para solemnizar los vínculos contractuales y ser reconocidas como familias, tal como lo ordena la Corte Constitucional en su Sentencia C-577 de 2011, según Colombia Diversa.

Estas parejas que inician la solicitud de matrimonio civil, lo hacen por las razones que la sentencia propone: las parejas del mismo sexo son familia pero tienen un déficit de protección al no contar con un contrato que las formalice de esa manera.

Con esa tesis, la comunidad LGBTI anunció que iniciará un trámite que les permita acceder al matrimonio civil, que es el único contrato que existe actualmente, dado que el Congreso a la fecha, no ha creado otra figura.

En su interpretación literal de la orden 5 de la sentencia que dice que “si el 20 de junio de 2013 el Congreso de la República no ha expedido la legislación correspondiente, las parejas del mismo sexo, podrán acudir ante notario o juez competente a formalizar y solemnizar su vínculo contractual”, aunque la Unión Colegiada del Notariado Colombiano ha creado una nueva institución llamada “unión contractual solemne”.

Sin embargo, dado que las normas de familias son de orden público no se pueden resolver mediante contratos distintos al matrimonio.

Colombia Diversa considera que los notarios no pueden legislar creando contratos de familia.

Por eso la organización insiste en que ese contrato del que hablan los notarios es riesgoso porque no se conocen sus efectos (por ejemplo, sobre el régimen común de bienes, los derechos y obligaciones, la disolución del vínculo o cambios en el estado civil) y además es una figura que discrimina y excluye a las parejas del mismo sexo de la protección constitucional.

Colombia Diversa sugirió que las parejas soliciten única y exclusivamente el matrimonio civil ante juzgados y notarías, como lo harán las parejas en el día de hoy. Si bien es cierto, estos tienen la autonomía para decidir reconocerlo o no de acuerdo a la interpretación de la citada sentencia, se propone que en caso de ser rechazada la solicitud, las parejas interpongan tutelas para que sea, en última instancia, la Corte Constitucional la que resuelva la controversia jurídica.

Finalmente la comunidad LGBTI recuerda que los funcionarios públicos como notarios y jueces no pueden objetar conciencia ante estas solicitudes, porque la Corte les asignó este deber y afirmó que no se trata de una “colaboración” o “concesión graciosa”.