Cónclave en el Congreso para ‘empaparse’ del nuevo acuerdo de paz

Las bancadas se reunirán para escuchar a los voceros del No y a los negociadores del Gobierno. No habrá discusión sobre ningún tema en específico ni se aprobará ninguna proposición.

Cortesía

Desde las 10 de la mañana del miércoles, el Congreso se reunirá a puerta cerrada para informarse sobre el nuevo acuerdo de paz logrado en La Habana entre el Gobierno y las Farc. (Lea: Conozca, uno a uno, los cambios en el acuerdo de paz)

Según señaló Mauricio Lizcano, presidente de la corporación, no será un espacio de discusión ni de debate, sino para escuchar tanto a la oposición como al Gobierno nacional sobre el documento dado a conocer el pasado domingo, en el que quedaron incluidas varias de las propuestas de los promotores del No en el plebiscito. (Vea el especial A construir la paz)

“La idea es que de manera constructiva podamos dialogar, sin aprobar nada, para escuchar las propuestas de los líderes del No por un tiempo estimado y después escuchar a los negociadores del Gobierno. Luego los partidos van a intervenir. La idea es que sea una reunión tranquila”, dijo Lizcano.

Precisamente para organizar este encuentro en el Congreso se reunieron este martes varios representantes de los partidos políticos que están en el Congreso. Asistieron, entre otros, Jorge Robledo, de Polo Democrático; Armando Benedetti, de la U; y Horacio Serpa, del Liberal.

Cambios en el acuerdo

Luego del resultado del plebiscito del pasado 2 de octubre y de recibidas las propuestas de los promotores del No, las delegaciones del Gobierno y las Farc sostuvieron en La Habana una jornada continua de trabajo para lograr lo más pronto posible un nuevo acuerdo que tuviera en cuenta las inquietudes de diferentes sectores de la sociedad.

Fue así como se tuvieron cambios en 56 de 57 temas que habían sido llevados nuevamente a la mesa de negociaciones, son cambios gruesos como la exclusión del bloque constitucional del acuerdo, una vez fuese refrendado, la eliminación de jueces extranjeros de la Justicia Especial para la Paz, la entrega de bienes, tanto legales como ilegales, de las Farc para la reparación de víctimas. 

También hubo aclaración expresa de que no se incluye la llamada ideología de género en el acuerdo y la precisión sobre lo que es enfoque de género, el respeto por la propiedad privada y la disminución del 30 % de la financiación del partido político que resulte de la entrada a la vida civil de los miembros de las Farc, entre otros temas.