Las conclusiones de la investigación por muerte de guerrilleros de las Farc en Bolívar

El 13 de noviembre dos guerrilleros fallecieron durante un enfrentamiento con la Fuerza Pública. Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación del cese al fuego reveló que el desplazamiento de los integrantes de las Farc no fue informado, ni coordinado.

En un breve comunicado, el Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación MM&V -compuesto por delegados del Gobierno, las Farc y Naciones Unidas-reveló las conclusiones de la investigación que el equipo adelantó en terreno para determinar lo sucedido el pasado 13 de noviembre en el municipio de Santa Rosa, al sur de Bolívar, cuando dos guerrilleros murieron durante un enfrentamiento con la Fuerza Pública.

De acuerdo con el mecanismo, se verificó información con integrantes de la Fuerza Pública y de las FARC-EP, y con datos entregados por el guerrillero que se encontraba en el lugar y se desmovilizó ante las autoridades. El análisis arrojó que se presentaron incumplimientos al protocolo del 13 de octubre de 2016 que rige el cese al fuego y de hostilidades.

"El desplazamiento de los tres integrantes de las FARC-EP que estuvieron involucrados en el incidente, no fue ni informado, ni coordinado ya sea con el MM&V o con la Fuerza Pública que se encontraba emplazada en dicha región, incumpliendo lo establecido en el protocolo en el cual las FARC-EP deben “no hacer presencia por fuera de los Puntos de Preagrupamiento Temporal armados y uniformados sin coordinación previa con el MM&V”, señala el comunicado.

En el texto se explica que la Fuerza Pública abrió fuego "contra los miembros de las FARC-EP sin mediar otra acción, debido al convencimiento insuperable (para la Fuerza Pública) que estaban ejecutando una acción contra el ELN, habiéndose identificado a las víctimas a posteriori de esta acción como integrantes de las FARC-EP y conforme a lo establecido en el protocolo  donde el Gobierno Nacional se comprometió a no “entrar en contacto armado” con las FARC-EP".

Con esas conclusiones, el mecanismo realizará recomendaciones tanto al Gobierno como a las Farc para evitar que situaciones similares se vuelvan a presentar.

Cuando ocurrieron los hechos el Ejército informó que el combate se había producido en medio de una operación realizada por soldados de la fuerza de tarea Marte que habían sido avisados por parte de la comunidad sobre la presencia de hombres armados y uniformados que realizaban acciones ilícitas y que, al parecer, pertenecían al SAT-ELN. De acuerdo con la Fuerza  los sujetos se encontraban a 68 kilómetros del área establecida por el Gobierno para la preconcentración de miembros de las Farc.

El episodio fue visto en su momento como una violación del cese al fuego bilateral e incluso el jefe de la delegación de paz del Gobierno, Humberto de la Calle, señaló que era una prueba de lo frágil que era la situación: "Hubo combates en el sur de Bolívar. Han muerto unos guerrilleros que se dice pertenecen a las Farc. El Ministerio de Defensa dice que estos guerrilleros estaban bastante alejados de la zona de preagupamiento y  que allí había una operación de carácter delincuencial.  Acabo de hablar con el señor Iván Márquez, quien sostiene que iban camino a la zona de agrupamiento. Ahí hay una discrepancia de narrativas. No importa, pero lo importante es la lección: que sí es frágil, que no podemos demorarnos”.

Temas relacionados