Condecoran hasta al padre Chucho

Como suele ocurrir en el último período legislativo, la agenda de discusiones de leyes y actos legislativos se congela y son pocas las iniciativas de verdadera relevancia que cumplen su trámite en el Congreso.

Casualmente, en la legislatura que terminó el 20 de junio sí hubo un gran número de iniciativas aprobadas, pero se trató en su mayoría de homenajes, honores y condecoraciones de ferias y fiestas, o de aniversarios de la fundación de algunos municipios.

Fueron un total de 287 iniciativas que imponían reconocimientos de “caballero”, menciones de reconocimiento, mociones de duelo y menciones de honor. Tras ese cúmulo de homenajes hay parlamentarios que son los principales promotores. La lista la encabeza el senador conservador Carlos Emiro Barriga con 37, seguido por Juan Fernando Cristo con 24 y Félix Valera con 22.

Resulta complejo calcular el costo del trámite de esos reconocimientos, pero es claro que se utiliza el aparato legislativo porque varios de estos reconocimientos tienen el mismo trámite de una ley ordinaria que debe cumplir cuatro debates.

También llama la atención la particularidad de algunos de los homenajes. Por ejemplo, al padre Chucho se le dio el grado de caballero, al igual que al periodista Javier Hernández Bonnet. También se dieron reconocimientos a empresas privadas e instituciones educativas.

Queda claro que el motivo principal del poco trabajo del Congreso en la última legislatura tiene que ver con que se trata de una época electoral y los parlamentarios dedican más tiempo a buscar su reelección. Sin embargo, el trámite de estos reconocimientos también genera réditos políticos. Hay homenajes a entidades que están ubicadas en las regiones donde los congresistas tienen sus fortines electorales y por esta vía también llegan los votos.

Temas relacionados