Congreso por cárcel para las Farc, una propuesta que nace muerta

La idea de la Fundación paz y reconciliación de que los jefes guerrilleros que vayan al legislativo en el día y en la noche estén recluidos en centros penitenciarios no cayó bien ni en las mismas Farc.

En cuestiones políticas, hay propuestas que nacen muertas. Ha sucedido miles de veces y es lo que parece repetirse hoy con las idea puestas sobre  sobre la mesa por la Fundación Paz y Reconciliación en la búsqueda de fórmulas para abrirle camino a la participación política de las Farc. Una de ellas habla de crear la figura del “Congreso por cárcel”, que implica que los líderes guerrilleros que pretendan llegar al legislativo vía curules directas, acordadas en las negociaciones de La Habana, podrían hacerlo durante el día y en la noche tendrían que ir centros  especiales de reclusión, como por ejemplo en la Escuela de Carabineros y Policía Rural.

Según Ariel Ávila, investigador de Paz y Reconciliación, el Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional (CPI) “no menciona, no limita, no impide la participación política de personas culpables de haber cometido crímenes de lesa humanidad”. A su vez, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) será la responsable de establecer que la Justicia Transicional no deje espacios para la impunidad. “Ahora bien, lo que se debe destacar es que la imposición de cualquier sanción en el sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición, no inhabilitará la participación política ni limitará el ejercicio de ningún derecho, activo o pasivo, de participación política, para lo cual las partes acordarán las reformas constitucionales pertinentes”, agrega Ávila.

Paz y Reconciliación propone, además, que en caso de la imposición de una sanción por cuenta de delitos no amnistiables, y no indultables a líderes de las Farc que pretendan hacer política, se les abone el tiempo que permanecieron en La Habana en el marco de las negociaciones de paz, como tiempo cumplido de sentencia. Eso sí, tanto lo del Congreso por cárcel como lo del abono de tiempo se aplicaría “siempre y cuando los excombatientes que pretendan hacer política después de la firma del acuerdo de paz, le estén respondiendo al país en el Tribunal Especial de Paz, por crímenes de lesa humanidad”.

¿Pero por qué decir que estas propuestas nacen muertas? Pues porque la misma guerrilla las considera absurdas. De hecho,  alias “Marco León Calarcá”, uno de los delegados de las Farc en La Habana, reiteró que la intención de ellos es no ir a prisión un solo día. Así lo dio a conocer RCN Radio citando declaraciones del líder guerrillero fuera de micrófonos. En este sentido, habría indicado que ni siquiera se ha definido en la mesa de conversaciones cuántas circunscripciones especiales de paz habrá, sí se les otorgará curules directas en el legislativo y lo de la rebaja de penas por el tiempo que han estado negociando en Cuba.

Mientras tanto, en el país político, hay quienes consideran que este tipo de propuestas lo único que hacen es perjudicar al mismo proceso de paz, pues en un país tan polarizado y con una oposición uribista tan radical en sus posiciones, les da argumentos para atacar. “Es mejor dejar que las negociaciones sigan su curso y que en La Habana resuelvan los temas y no estar tirando ideas absurdas e impopulares. Estamos jugándonos el sí en el plebiscito por la paz y esto que hace Paz y Reconciliación juega es en contra. Mejor que no se pongan de creativos”, aseguró un senador de la coalición de gobierno, pidiendo la reserva de su nombre.