Consejo de Seguridad culmina visita a Colombia; miembro de ONU sigue secuestrado

AFP

El Consejo de Seguridad de la ONU culminó este viernes su viaje a Colombia tras visitar a una zona donde miembros de las Farc están concentrados en cumplimiento del pacto de paz, mientras un funcionario del organismo internacional seguía secuestrado por disidentes de esa guerrilla.

"Nos vamos con la gran sensación de que somos testigos de un proceso de paz irreversible, en el cual el Consejo de Seguridad va a continuar prestando toda la asistencia que sea requerida", dijo a periodistas el embajador de Uruguay en la ONU, Elbio Rosselli, cuyo país preside este mes el Consejo de Seguridad.

Rosselli hizo esta declaración tras visitar La Reforma, en el departamento de Meta, y uno de los 26 puntos del país donde se encuentran concentrados unos 7.000 guerrilleros de las Farc mientras cumplen con la dejación de sus armas, en un proceso vigilado por Naciones Unidas.

"Nosotros hemos quedado impactados por el grado de compromiso de las partes en favor del proceso de paz", dijo a su vez a AFP François Delattre, embajador de Francia ante el Consejo de Seguridad, sobre la implementación del acuerdo firmado en noviembre por las Farc y el gobierno de Juan Manuel Santos para acabar con medio siglo de confrontación.

En su visita a esa región del centro del país, no obstante, los miembros del Consejo de Seguridad pudieron constatar también los retos y retrasos del proceso de paz.

En una reunión con líderes sociales cerca de la zona de concentración de las Farc, estos les plantearon por ejemplo sus temores ante el creciente asesinato de defensores de derechos humanos en el país, donde entre enero de 2016 y marzo de 2017 habían muerto violentamente 156 activistas, según la Defensoría del Pueblo.

"Esa preocupación existe, ya la hemos encarado, ya hay grandes trabajos por parte del gobierno, hay gran confianza por parte de todos en que este tipo de situaciones se vayan aclarando, se vayan evitando en el futuro", dijo al respecto Rosselli.

"En las próximas horas" 

Pocas horas antes de la llegada de los miembros del Consejo de Seguridad a Colombia el miércoles, fue secuestrado en el sureste del país un funcionario de la ONU por disidentes de las Farc, que actúan como un grupo armado organizado, rechazan el acuerdo de paz y siguen en el narcotráfico.

Este viernes, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo a periodistas que una "comisión" había salido a la zona donde fue secuestrado el funcionario, de nacionalidad colombiana, para "esperar su regreso".

"Confiemos en que en las próximas horas podamos tener la noticia de que ya está en manos de esa comisión", añadió Villegas, detallando que el grupo designado la víspera para recibir al secuestrado no pudo lograr su cometido "por razones logísticas".

"En el sitio no hay comunicaciones, es un sitio muy apartado y difícil", dijo Villegas sobre la localidad de Barranquillita, en el departamento de Guaviare, donde estaba laborando el funcionario de la oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDC) cuando fue secuestrado.

La identidad del trabajador no ha sido revelada, pero sí que su misión allí era participar de una reunión con campesinos para promover la sustitución de cultivos de uso ilícito. Miembros de las Farc rechazaron este viernes el secuestro.

Colombia, principal cultivador mundial de coca, con 96.000 hectáreas, y mayor productor de cocaína, con 646 toneladas en 2015, según la ONU, apuesta a implementar el pacto con las Farc para combatir el narcotráfico y generar desarrollo en zonas cocaleras.

La ONU mantiene una misión en Colombia, con mandato hasta septiembre, que incluye 450 observadores internacionales para supervisar el desarme de los rebeldes y verificar el cese del fuego. 

Terminada la dejación de armas, se espera que una segunda misión de ese organismo verifique los mecanismos de "seguridad colectiva de las Farc" en su proceso de reincorporación a la vida civil, según explicó desde La Reforma la canciller María Ángela Holguín.