Consejo Nacional de Estupefacientes aprueba política integral contra las drogas

El presidente Duque lanzó el plan Ruta Futuro, que contiene cinco ejes sobre los cuales se desarrollará la política de lucha contra las drogas. Prevé desde estrategias de prevención de consumo hasta el fortalecimiento de ataques a estructuras y economías del crimen organizado.

Cocaína
Pixabay

El presidente Iván Duque Márquez informó este jueves sobre la aprobación de Ruta Futuro, como se denominó la política integral para enfrentar el problema de las drogas, al término de la reunión con el Consejo Nacional de Estupefacientes.

“Por primera vez, estamos viendo en una política de esta naturaleza la integración de puntos de vista que van desde la salud pública hasta la lucha efectiva y focalizada contra las distintas manifestaciones del crimen”, dijo el presidente Duque.

En ese mismo sentido, expresó que espera que la Ruta Futuro tenga grandes resultados para el país: “Resalto que también tiene esa conciencia del problema de salud pública y del problema que tiene para tantas familias en el país. No queremos que la adicción sea el destino de los jóvenes de Colombia ni que fracture a tantas familias en el país”.

Le puede interesar: Presidente Duque firmó decreto contra la dosis mínima

La nueva política contra las drogas cuenta de cinco enfoques, que son la disminución del consumo de drogas, el ataque a la oferta de drogas, la desarticulación de las organizaciones criminales, la afectación a las economías y rentas del crimen organizado y la transformación los territorios en el tránsito hacia las economías lícitas.

En el primer enfoque, por ejemplo, contempla una estrategia de prevención que se dirigirá a padres, docentes y jóvenes “que incluirá múltiples componentes para reducir la vulnerabilidad y promover la inclusión social, desde un enfoque de salud pública”. En cuanto al ataque a la oferta de drogas, el Gobierno Nacional plantea una estrategia para abordar de manera integral del mercado de sustancias químicas “mediante su control en la importación, venta y uso en el territorio nacional y en puertos de entrada”.

En ese punto se considera la participación de la DIAN. Por supuesto, se atacará la producción de drogas y los cultivos de uso ilícito. “Ello requiere que enfrentemos los cultivos de uso ilícito en una integralidad de medidas que contempla la sustitución, el desarrollo alternativo, el pago de servicio ambientales, la erradicación, la utilización de mecanismos, instrumentos y protocolos que permitan garantizar y cumplir con lineamientos establecidos por la Corte Constitucional”, dijo el mandatario.

Sobre el enfoque de desarticulación de las organizaciones criminales, el plan señala el fortalecimiento los mecanismos de extradición, con especial énfasis en los cabecillas de las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico. De la mano de este enfoque, en el cuarto punto, está la afectación de las economías y rentas del crimine organizado, en donde se plantea, por ejemplo, el fortalecimiento de la extinción de dominio “para quitarles los bienes a los criminales, y que esto permita generar recursos para combatir la criminalidad y hacer más fuerte nuestro aparato de justicia”.

En el último enfoque, de transformación los territorios en el tránsito hacia las economías lícitas, se intentará la creación de oportunidades de desarrollo, sobre todo en los municipios con mayor afectación de cultivos, que, además, registran un índice de pobreza multidimensional rural de 54.7 %.