Conservadores condicionan ley de víctimas