Conservadores respaldan plazos a diálogos de La Habana y piden "no politizar la paz”

La Comisión de Paz del Partido Conservador fijó en varios puntos su posición sobre los recientes hechos alrededor de los diálogos con las Farc.

David Barguil, presidente del Partido ConservadorEl Espectador

 El ataque perpetrado por las Farc el martes pasado y que dejó 11 militares muertos ha marcado un punto de quiebre en medio de las negociaciones de paz que adelanta el gobierno con el grupo guerrillero. Ante esto, la Comisión de Paz del Partido Conservador convocó este lunes a una reunión para abordar el tema y fijar su posición frente a los hechos que –en palabras del jefe negociador del gobierno, Huberto de la Calle- han lastimado la confianza del país y deteriorado su credibilidad.

Al respecto conservadores han indicado que ratifican “el apoyo de una salida negociada al conflicto, como tradición histórica del Partido Conservador, para lograr la paz que tanto anhelan los colombianos”, sin embargo, resaltan, es necesario que se fije un ultimátum para los acuerdos de paz.

El partido recordó que “fijar plazos dentro del proceso fue una insistencia permanente desde el Partido Conservador en la campaña presidencial como una de las condiciones fundamentales en el marco de las negociaciones y por ello respaldamos la decisión de que estos plazos se fijen, pues no podemos caer en situación de Estado dialogante como planteaba Álvaro Gómez”, señaló en un comunicado.

De ahí entonces que dicha comisión del partido publicara un aserie de planteamientos que esperan se tengan en cuenta en torno a los diálogos de La Habana.

1. El Gobierno deberá buscar establecer acuerdo en los plazos, los cuales no deben ser prorrogables bajo ninguna circunstancia.

2. De no existir acuerdo para dichos plazos deberá ser el Gobierno Nacional quien los establezca unilateralmente.

3. En el evento de no firmarse un acuerdo dentro del plazo establecido deberá entenderse como una negociación fallida.

4. No se puede permitir ni incentivar la politización de la paz. El Gobierno deberá exigirle a sus partidos de la Unidad Nacional no utilizar la paz de cara a las elecciones de octubre conllevando a una mayor polarización nacional y haciéndole daño al proceso.

5. La Comisión de Paz del Partido Conservador se reunirá en los próximos días con los doctores Humberto de La Calle y Sergio Jaramillo con el fin de analizar las perspectivas del proceso.

6. Rechazamos tajantemente la actitud de las Farc al pretender que no está pasando nada, sin admitir su responsabilidad en los hechos ocurridos en el Cauca. La confianza del pueblo colombiano se ha fracturado y la paciencia se ha agotado; por ello rodeamos y consideramos inaplazable la decisión del Presidente Santos de poner un plazo a los diálogos de la Habana, pues solo así el país podrá recuperar la fe en el proceso de paz.

Que el ataque de las Farc en zona rural del municipio de Buenos Aires, norte del Cauca era un hecho que tendría consecuencias, lo dijo el presidente Juan Manuel Santos. La primera de ellas fue la orden de reanudar los bombardeos contra los campamentos guerrilleros, suspendidos hace poco más de un mes como un gesto de contribución al desescalamiento del conflicto, y la segunda es el ultimátum dado el pasado viernes en el sentido de que llegó la hora de ponerle plazos al proceso de negociación que se adelanta en La Habana.

“Me uno a todas esas voces que hoy desde distintos rincones de la patria están diciendo: No más Farc, no más violencia. Yo también digo: No más Farc, no más violencia. Por eso estoy buscando la paz. Y es precisamente por eso que tenemos que acabar con este conflicto. Señores de las Farc: escuchen el clamor nacional. No se hagan los sordos ante lo que los colombianos les estamos gritando: llegó la hora de acabar la guerra. La paciencia se nos agota. Hay que ponerle plazos a este proceso. Y si quieren la paz, tienen que demostrarlo con hechos y no con palabras”, manifestó el primer mandatario.