Conteo regresivo para la consulta liberal

El próximo domingo, los colombianos podrán elegir entre Humberto de la Calle y Juan Fernando Cristo quienes compiten por la nominación única de esa colectividad para las elecciones presidenciales de 2018.

El 19 de noviembre, el país sabrá si será el exministro Juan Fernando Cristo, o el exnegociador de paz Humberto de la Calle, el que abanderará las ideas del Partido Liberal en las elecciones presidenciales de mayo. Archivo

Contra todo pronóstico, y pese a las críticas que suscitó en términos presupuestales –y políticos-, la consulta del Partido Liberal es un hecho. El próximo domingo, 19 de noviembre, los colombianos podrán salir a las urnas a definir cuál de los dos aspirantes a la Presidencia de Colombia representa mejor los principios de la colectividad roja. Humberto de la Calle, exjefe negociador de paz en La Habana; y Juan Fernando Cristo, exministro del Interior, vienen desde hace ya varias semanas, compitiendo y haciendo campaña en las distintas regiones del país para ganarse esa nominación.

(Lea: $40 mil millones, lo que costaría la consulta liberal de noviembre)

Lo cierto es que dicha consulta tiene unos orígenes bastante atropellados. Al final, de los seis aspirantes por ese partido, resultaron vencedores estos dos líderes políticos, curtidos en ese campo y sabían por dónde caminar. El uno, De la Calle, con el guiño del director único del partido, el expresidente César Gaviria, logró escalar hasta el último peldaño para lograr su precandidatura. El otro, el exministro Cristo, llegó con el apoyo de las maquinarias y de su experiencia tanto en el Congreso como en el Gobierno. Pero el sabor “agridulce” con el que llega la consulta liberal aún permanece.

Al principio, se querían hacer contar en las urnas los senadores Juan Manuel Galán, Viviane Morales, Luis Fernando Velasco y Edinson Delgado. Pero las condiciones establecidas por la Dirección roja los llevaron a retirarse de la contienda. Y fueron varias razones las que desataron la tormenta en esa colectividad.

(Lea: El liberalismo, por la consulta popular)

Mientras se  discutía si la consulta liberal debía ser en noviembre –como ocurrirá-, o en marzo durante las elecciones legislativas, varios militantes hicieron un frente común en torno a establecer un manifiesto que debían firmar los aspirantes. Allí, se incluían varios puntos con los que no estaba de acuerdo la senadora Morales, como el hecho de apoyar de manera irrestricta el Acuerdo de Paz o ratificar, explícitamente, el apoyo a los principios liberales, especialmente, en términos de acoger la definición de una familia conformada no únicamente por un hombre y una mujer. Y, por consiguiente, no oponerse a la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo. Algo que, evidentemente, no suscribió Morales y decidió dar un paso al costado.

(Lea: Los cambios que hizo César Gaviria al ‘manifiesto liberal’)

El siguiente en retirarse fue el congresista Juan Manuel Galán, hijo del inmolado Luis Carlos Galán. La postura que defendió giró en torno más hacia la fecha de la consulta, que hacia firmar dicho manifiesto, pues fue un documento que siempre acompañó. Desde la perspectiva de Galán, era inconveniente realizar la consulta el 19 de noviembre porque, según afirmó en su momento, “era una consulta de maquinarias” y sin las garantías suficientes para los precandidatos. Además, aseguró que no iba a tener la concurrencia suficiente por parte de los colombianos pues la fecha atípica no tendría la suficiente convocatoria a las urnas. Pero el Partido Liberal no lo escuchó y siguió adelante con el proceso, así que también se retiró de la contienda.

(Lea: Juan Manuel Galán le dice no a la consulta popular del Partido Liberal, en noviembre)

De la Calle, por su parte, amagó varias veces con no postularse por la colectividad roja y, más bien, pondría su nombre a disposición de los colombianos a través de la recolección de firmas. Una idea que no era mal vista por parte de quienes lo apoyan. Su decisión, al final, fue quedarse en la consulta porque se hará en la fecha que siempre defendió y no en marzo. Contrario al senador Galán, el exjefe negociador de paz consideró que esperar hasta las elecciones de marzo para hacer la consulta era llegar debilitado como partido y sin posibilidades de llegar, ni siquiera, a primera vuelta consolidado.

Y, finalmente, el exministro Cristo se sumó a la consulta de noviembre. Un hecho que era predecible dado su retiro del Ministerio del Interior desde donde lideró las iniciativas más importantes para el Acuerdo de Paz. Mientras estuvo en el Gobierno, logró consolidar fuertes relaciones con los congresistas de su colectividad, y fortalecer las que ya tenía dentro del propio gabinete. No en vano, las huestes rojas son las que más representación política tienen en los ministerios. Sin embargo, Cristo no cuenta con el apoyo del director único del partido, el expresidente César Gaviria.

La llegada de César Gaviria

Desde antes de que fuera designado como director único, el expresidente César Gaviria dejó asomar su favoritismo político. En una reunión de bancada, a las afueras de Bogotá, se filtró la intervención que hizo el exmandatario ante los congresistas a quienes les dijo que le gustaría una eventual candidatura de Humberto de la Calle quien, por ese entonces, no había anunciado su aspiración presidencial. Pese a las críticas que levantó dicha afirmación, Gaviria fue elegido como director único del partido, apoyado por quienes confiaron en su imparcialidad a la hora de elegir al candidato que representaría al partido en las elecciones de mayo de 2018.

Pero la campaña sucia comenzó. Esa fue, al menos, la denuncia que desde hace apenas algunas semanas comenzó a denunciar el exministro Cristo quien culpó, directamente, a Gaviria de liderar toda una serie de mensajes que estarían torpedeando su campaña para resultar favorecido en la consulta del próximo domingo. Incluso, instó a De la Calle a que dijera, públicamente, si él también estaba acompañando esa supuesta campaña sucia. “Jugué en equipo, creí en la imparcialidad del árbitro y me equivoqué. Gaviria conduce al liberalismo a la división y el fracaso”, dijo Cristo en su momento.

(Lea: Estalla crisis entre Juan Fernando Cristo y César Gaviria)

La discusión en la que se enfrascaron Gaviria y Cristo comenzó cuando se dieron a conocer por parte de algunos congresistas algunas denuncias en contra de la de la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, muy cercana al exministro . En voz baja, varios se quejaron de las presiones que supuestamente ella venía ejerciendo para favorecerlo en la consulta y de ese episodio se habría enterado Gaviria. Algo que lo habría molestado tanto, al punto de llamar al propio presidente Juan Manuel Santos para que les diera la orden a sus ministros de no interferir en política.

Además, otros tantos se habrían quejado de la designación que hizo el Ministerio del Interior a varios alcaldes del país, supuestamente amigos de Cristo, de los Centros de Integración Ciudadana a cambio de que apoyen al exministro en las urnas. Para evitar malos entendidos, el jefe de la cartera política, Guillermo Rivera, terminó reversando la decisión hace apenas algunos días.

Hoy domingo, 12 de noviembre, se cierra la campaña de ambos precandidatos quienes esperan llegar a las urnas el próximo 19 de noviembre, fortalecidos y salir triunfantes en medio de la indudable división en la que se encuentra la colectividad roja. Resta esperar que dicha consulta, en efecto, se realice, a menos de que un juez decida en contrario por cuenta de la cantidad de dinero que significa este mecanismo temprano de participación ciudadana al que fueron convocados los colombianos.

En los mentideros políticos, se rumora que un amigo muy cercano a expresidente Gaviria, habría radicado una tutela en contra de la consulta. Se trataría, ni más ni menos, que del exdefensor del pueblo, Jorge Armando Otálora. “Fue enviado por Gaviria para evitar que Cristo gane”, dijo una fuente a El Espectador hace unos días. Quedan 8 días exactos para la consulta liberal y sólo allí se sabrá quién ganó el pulso en medio de toda esta pelea política.

últimas noticias

Iván Duque y la gobernabilidad legislativa

Duque triunfó en zona de frontera

La lógica de quienes no votan

Petro, derrotado pero al frente de la oposición