Las contradicciones liberales con Luis Pérez

El partido le dio su aval como candidato a la Gobernación de Antioquia. Hace cuatro años, en la disputa por la Alcaldía de Medellín, era su más enconado rival, con acusaciones mutuas de nexos con el paramilitarismo.

Luis Pérez / El Tiempo
Firmes por Medellín” fue el movimiento ciudadano que tuvo que crear en 2011 Luis Pérez para poder aspirar por firmas a la Alcaldía de Medellín. Le tocó buscar esa alternativa después de que los partidos Conservador, Cambio Radical y Liberal le negaran el aval. Sí, ese mismo Partido Liberal que hoy le entrega la bendición como su candidato a la Gobernación de Antioquia, por ser “un personaje conocido y porque estamos seguros de que con él llegaremos a la victoria”, según lo dijo el senador y codirector de la colectividad, Horacio Serpa.
 
Que la política es dinámica dicen, sobre todo cuando se trata de justificar alguna decisión contradictoria o que riña con lo que se profesó en el pasado. Algo que aplica perfectamente para el caso de Pérez y los liberales. Pues sí hubo un enfrentamiento acérrimo en la pasada campaña electoral por la Alcaldía de la capital antioqueña fue el que protagonizaron éste y Aníbal Gaviria, el entonces candidato de los rojos.
 
Para la muestra varios botones. En un debate promovido por varios medios de comunicación de alcance nacional y regional, Pérez y Gaviria tuvieron un duro choque, con acusaciones de lado y lado. El meollo de la discusión tuvo que ver con los señalamientos hechos por el alcalde de Medellín de esa época, Alonso Salazar, en el sentido de que había indicios de la cooperación de los paramilitares en la campaña de Pérez. 
 
“Se han recibido denuncias en varias zonas de la ciudad. Se ha hecho un enlace muy directo entre la campaña de Luis Pérez y los paramilitares de las comunas ocho y nueve”, puntualizó Salazar. Acusaciones que no dieron para prender las alarmas ciudadanas y de las autoridades, pero sí para jugar en contra del burgomaestre, a quien la Procuraduría le abrió investigación por presunta participación en política. 
 
“El doctor Luis Pérez se convierte en vocero de los paramilitares, haciendo eco de las acusaciones y denuncias que, como escopeta regadera, lanzan ellos. Me parece que debe centrarse en ver cómo le clarifica a la opinión pública esas denuncias que por supuesto el alcalde tenía que hacer, en la medida en que conozca que algo que está por fuera de la ley se está produciendo, tiene que denunciarlo”, dijo Aníbal Gaviria en el mencionado debate.
 
La riposta de Luis Pérez no se hizo esperar: “Aníbal, no quería volver sobre los temas suyos, es que si alguien no tiene la autoridad para tocar estos temas es usted. La W acaba de sacar 56 minutos del ‘Cebollero’ donde dice que le dio dinero a usted (...). El Espectador, Noticias Uno involucran al ‘Alemán’, a ‘Ernesto Báez’, a ‘Pedro Bonito’, diciendo que fueron los que le ayudaron a conseguir la Gobernación. A mí me parece que no tiene sentido que usted se ponga a hablar de unas cosas que en el caso de Luis Pérez no hay ninguna acusación. Lo que hay es un rumor del alcalde Salazar. No he hecho ningún pacto con ninguna oficina. No conozco ningún jefe paramilitar”.
 
Un toma y dame que incluso se extendió más allá de las elecciones, que ganó Gaviria. Luis Pérez demandó alegando que el triunfo del candidato liberal había sido “ilegítimo”, después de que la Procuraduría sancionara a Salazar, inhabilitándolo por 12 años, pues nunca se pudieron probar sus acusaciones. Incluso dijo que iría hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la supuesta “vulneración” de sus derechos y de la mitad del electorado que votó por él. Al final, ni el Tribunal de Antioquia ni el Consejo de Estado aceptaron la demanda, y además, Salazar le ganó el pulso al Ministerio Público cuando el alto tribunal tumbó la sanción en su contra.
 
Incluso, en esa disputa política, Luis Pérez cargó contra el entonces presidente del Partido Liberal, Rafael Pardo, a quien señaló de no haber querido darle el aval por tener “intereses personales y amiguistas” en la política de la ciudad. “En sus expresiones se observan odios y pasiones inútiles contra los liberales que apoyamos al presidente Juan Manuel Santos en la pasada campaña presidencial”, enfatizó. 
 
Pero como en política estamos, quien fue el gran rival del liberalismo en las elecciones de 2011 en Medellín, ahora será su candidato a la Gobernación de Antioquia. No importan las polémicas ni los insultos del pasado. Según dijo Serpa, con Luis Pérez pueden lograr la victoria y eso es lo que importa. Otra vez, como tantas veces, el fin justifica los medios. 
 
Según las explicaciones dadas por Serpa, Pérez no fue descalificado hace cuatro años y “lo que ocurrió en ese momento es que solo se podía escoger un candidato y se escogió al doctor Aníbal Gaviria. El doctor Pérez, de todas formas, incursionó en la campaña y lo hizo con el respaldo de firmas y quedó en el segundo lugar y ahora pidió el aval del Partido Liberal y no hubo objeciones”.
 
Seguramente que en materia de votos no hay objeciones, pues Luis Pérez ha demostrado tener un músculo electoral poderoso en Medellín y en Antioquia. De hecho, fue alcalde de la ciudad en 2001, también por firmas, a pesar de reconocerse siempre como liberal. Y es también una persona acostumbrada a lidiar con las polémicas y los señalamientos, que siempre retornan cada que opta por aspirar a algún cargo público.
 
Por ejemplo, fue durante su alcaldía que se realizó la ‘Operación Orión’, que estuvo a cargo del general Mario Montoya, excomandante del Ejército, hoy acusado de haber cometido crímenes de lesa humanidad por  los mal llamados “falsos positivos”. Dicha acción militar tenía como objetivo desalojar a la Comuna 13 de Medellín de milicias guerrilleras. Según contó posteriormente el extraditado jefe de las autodefensas Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’, los operativos contaron con el apoyo de los paramilitares.
 
Por otra parte, en el agarrón con el entonces alcalde de la ciudad, Alonso Salazar, éste reveló que Luis Pérez obtuvo más votos de las comunas con más concentración de desmovilizados (1, 2, 8 y 13). Y mucho se habló de testimonios grabados y varios documentos donde se asegura que el ahora aspirante liberal a la Gobernación habría recibido apoyo de los desmovilizados paramilitares a través de la Corporación Democracia. Versiones que siempre han sido negadas. 
 
De Pérez se dice también que es muy cercano a la exsenadora conservadora Liliana Rendón, quien podría ser su rival a nombre del uribismo en la pelea por la Gobernación. Y habría que mencionar también el escándalo cuando en 2011 en su hoja de vida aparecía que había cursado un doctorado en la Universidad de Michigan, cuyo trabajo de grado nunca apareció. Pérez señaló después que él nunca había dicho que se hubiera graduado, sino que había hecho estudios en un doctorado.
 
Para mostrar como alcalde, se le reconoce el haber sido el artífice del Banco de los Pobres (hoy de las Oportunidades), el haber congelado dos años las tarifas de energía de Medellín, y la construcción de la doble calzada de las Palmas, del primer Metrocable y moderna la Biblioteca Temática de la EPM. Que es un gran político, no cabe duda, pero lo que si deja un sabor extraño es que el Partido Liberal lo acoja ahora en sus toldas, dándole el aval a dedo porque ni siquiera encuesta se hizo, cuando años atrás le echaba agua sucia a sus dirigentes y candidatos.