Corrupción aún es el problema nacional

El Índice de Transparencia analiza las principales áreas de la gestión administrativa, como planeación, gestión de la contratación, gestión del talento humano, acceso a la información, rendición de cuentas a la ciudadanía, promoción de la participación ciudadana y control interno y externo.

iStock

En muchas de las entidades públicas del país sigue habiendo poca transparencia en la divulgación de la información básica sobre el proceso de gestión administrativa en trámites y sistemas de atención al ciudadano, así como falencias en la contratación y gestión del talento humano, y en las medidas y las políticas anticorrupción y de comportamiento ético.

Estas son algunas de las principales conclusiones que arroja el “Índice de transparencia nacional 2013-2014”, estudio realizado por Transparencia por Colombia y que mide los riesgos de corrupción en 85 entidades del orden nacional y 62 de educación superior, de las cuales 32 son universidades y 30 institutos técnicos y tecnológicos.

El promedio global de las calificaciones fue de 67,4 puntos de 100 posibles. Es decir, existe un nivel de riesgo medio de corrupción, siendo éste menor en los órganos autónomos encargados de controlar y vigilar (Procuraduría, Contraloría y Banco de la República), mientras que las ramas Judicial y Legislativa muestran las alertas más graves.

Según el informe, la Rama Judicial obtuvo un preocupante promedio de 59,1 sobre 100. La Legislativa se rajó con una vergonzosa calificación promedio de 34,9 y la Ejecutiva aprobó sin demasiados méritos: 68,1 sobre 100. En el ranquin general, las entidades mejor calificadas (es decir, con menor riesgo de corrupción) fueron la Superintendencia de Sociedades (85,6), el Ministerio de Defensa (84), la Auditoría General de la República (83,3), la Superintendencia Financiera (82,8), la Defensa Civil Colombiana (82,7), la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG (81,5), el Banco de la República (81,4), la Superintendencia de Industria y Comercio (81,1), el Ideam (80,6) y el Ministerio de Educación (79,2).

En el fondo de la tabla, las que presentan un alto riesgo de corrupción son: Cámara de Representantes (24,3), Senado (45,4), Consejo Superior de la Judicatura (49,8), Ejército Nacional (51,2), Agencia Nacional de Contratación Pública (52,0), Ministerio de Agricultura (52,1), Agencia Nacional de Minería (52,9), Bienestar Familiar (53,8), Instituto Nacional de Salud (55,6), Incoder (56) e Inpec (57,7).

En cuanto a las entidades de educación superior, las calificaciones más altas, sin alcanzar el riesgo moderado y quedando en riesgo medio, fueron la Universidad de Antioquia (74,3), la Universidad Militar Nueva Granada (74,2) y la Universidad del Quindío (73,2). En riesgo muy alto quedaron el Instituto Nacional de Formación Técnica Profesional de San Andrés (30,5), el Instituto Tecnológico del Putumayo (29,7) y el Conservatorio del Tolima (22,5).

El Índice de Transparencia analiza las principales áreas de la gestión administrativa, como planeación, gestión de la contratación, gestión del talento humano, acceso a la información, rendición de cuentas a la ciudadanía, promoción de la participación ciudadana y control interno y externo.