La crisis de Cambio Radical

Las posiciones encontradas por la entrega de avales, entre el representante legal de Cambio Radical y el director de la colectividad aún producen efectos negativos.

Cuando quedan siete semanas para que se realicen las elecciones a gobernaciones y alcaldías, los avales retirados o las peticiones de revocatoria de las inscripciones ante el Consejo Nacional Electoral continúan produciendo tensiones en algunos partidos. Es el caso de Cambio Radical, donde su representante legal, Antonio Álvarez Lleras, y el jefe de la colectividad, Carlos Fernando Galán, se han visto enfrentados por el tema.

El encontronazo se originó luego de que Álvarez Lleras les hiciera llegar una misiva a los magistrados del Consejo Nacional Electoral, en la que se deja entrever un cuestionamiento a la manera como Galán ha manejado el asunto de los avales. Desde cuando asumió el cargo de director único de la colectividad, Galán, ha solicitado la revocatoria de 308 inscripciones a candidatos a los que el partido les había entregado su credencial.

Álvarez Lleras, por su parte, en una carta fechada el 31 de agosto, sostiene que Cambio Radical entregó los avales porque no encontró impedimentos de ley para hacerlo y que las personas que componen la lista de solicitud de revocatoria de la inscripción por ‘conveniencia política’ “fueron apoyadas ampliamente por personalidades políticas de otros partidos, lo que aumentó nuestra confianza para la expedición del aval y probaron para el partido sus cualidades morales y éticas”.

Incluso, Álvarez le tira la pelota al máximo organismo electoral, para que sea éste el que decida el futuro de los aspirantes. “Estas personas que están enumeradas por ‘conveniencia política’, solicitamos de manera puntual sea el Consejo Nacional Electoral, a través de sus magistrados, el que tome la decisión más acertada, en vista de que nosotros como partido político no encontramos plena prueba”

Álvarez advirtió en una entrevista con W Radio que hay avales que Galán pidió retirar a candidatos que no se les ha demostrado que tengan investigaciones. “No puede sacarse a unas personas por problemas que no tienen”, explicó el representante Legal de Cambio Radical, quien afirmó que los avales que entregó fueron a “ciencia y conciencia”.

La situación se agrava con el concepto dado por la subsecretaria del Consejo Nacional Electoral, María Luisa Parado Mosquera, quien asegura que en el máximo órgano electoral no existe ningún documento que acredite a Carlos Fernando Galán como director de la colectividad. Lo que indicaría que las solicitudes de éste no son validas. Sin embargo, Galán hace su propia defensa y sostiene que él mismo asistió a radicar el certificado que lo acredita como jefe único de la colectividad.

Galán también le respondió a Álvarez Lleras, tío del hoy ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, que las solicitudes para revocar las inscripciones también fueron firmadas por él y que no entiende por qué ahora pide que no se tenga en cuenta dicha solicitud y afirmó que es “el partido el que no quiere que esas personas nos representen en el proceso electoral”. Además, insistió Galán, “el mismo Comité Central, del cual Álvarez Lleras hace parte, manifestó, cuando me designaron como director único de Cambio Radical, que yo tenía plenas facultades para tomar las decisiones pertinentes en el campo de los avales y en el de las decisiones del partido”.

últimas noticias