Cultivo de coca toca mínimos pero el consumo de cocaína sube en Suramérica

Durante 2013, en el mundo se decomisaron 687 toneladas de cocaína, casi un tercio en Colombia.

Archivo EFE

El cultivo de hoja de coca se situó en 2013 en su nivel más bajo desde que comenzaron a recogerse datos en 1990, y el consumo de cocaína tiende a la baja en los principales mercados mundiales, aunque sube en América del Sur.

Así lo indica el Informe Mundial sobre Drogas, que Naciones Unidas presentó en Viena, y que analiza las tendencias en la producción y consumo de sustancias ilegales.

El informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) indica que la prevalencia mundial del consumo de cocaína es del 0,4 % entre la población de 15 a 64 años, unos 17 millones de personas.

En 2013 se cultivaron 120.800 hectáreas de hoja de coca en el planeta, alrededor de un 10 % menos que el año anterior, lo que sirvió para fabricar hasta 902 toneladas de cocaína pura, una cifra estable respecto a años anteriores.

En el mundo se decomisaron 687 toneladas de cocaína, casi un tercio (226 toneladas) en Colombia.

La caída del cultivo se debió principalmente a un disminución del 18 % de la superficie en Perú, de 60.400 hectáreas en 2012 a 49.800 en 2013, y a una caída del 9 % en Bolivia, de 25.300 hectáreas a 23.000.

En Colombia, el cultivo se mantuvo estable en 2013, "aunque en niveles históricamente bajos", con 48.000 hectáreas, señala la ONU.

En el principal mercado de cocaína del planeta, Estados Unidos, el consumo se ha estabilizado en los últimos años en una prevalencia del 1,6 % de la población adulta, indica el reporte.

En el segundo mayor mercado, Europa Occidental y Central, también hay signos de caída del consumo, con una prevalencia del 1 % entre la población de 15 a 64 años.

"Hay algunas señales de una disminución de la tendencia en los países con altos niveles de consumo, como Dinamarca, Italia y España, mientras que en el Reino Unido se informa de una tendencia al alza en el consumo de cocaína en el último año", indica la ONUDD.

"En la mayoría de los restantes países se dan tendencias estables o en descenso", agrega el informe.

Al contrario que en EE.UU. y Europa, en América del Sur se ha registrado un incremento notable del consumo de cocaína en los últimos años.

Según las estimaciones de la ONU, la prevalencia del consumo en la región pasó del 0,7 % en 2010, equivalente a 1,84 millones de personas, a un 1,2 % en 2013, o lo que es lo mismo, 3,34 millones de consumidores de cocaína.

El informe subraya que el incremento regional en el consumo de cocaína se debe a Brasil, con diferencia el mayor mercado de esa droga en América Latina.

"Aunque ningún estudio reciente ha sido llevado a cabo en Brasil, si se extrapolan los datos de una encuesta entre estudiantes universitarios, la ONUDD estima una prevalencia del consumo de cocaína del 1,75 % entre la población adulta del país", destaca el informe.

La ONU también trata este año la devastación que genera el cultivo de coca y el tráfico de cocaína sobre el medio ambiente en América del Sur.

"Solo en Colombia, se perdieron unas 290.000 hectáreas de bosques entre 2001 y 2013 como consecuencia directa del cultivo de coca, en tanto que las practicas agrícolas de tala y quema utilizadas para limpiar nuevas parcelas han dado lugar a un aumento de la erosión", indica el informe.

"Los herbicidas y fertilizantes utilizados en el cultivo de arbusto de coca y otras sustancias químicas empleadas en la transformación de coca en cocaína también han ocasionado daños ambientales", agrega.

El informe de la ONU señala que "sólo en 2005, 81.000 toneladas y 83.000 barriles de fertilizantes, pesticidas y herbicidas, muchos de ellos considerados altamente tóxicos, se utilizaron para el cultivo de arbusto de coca en Colombia".

"Esto, junto con gasolina, bases alcalinas, ácido sulfúrico, amoniaco y permanganato de potasio, necesarios para transformar la hoja de coca en cocaína, terminaron en el suelo y el agua", critica la ONU en su informe.