Cumbre de las Américas: Santos hace un llamado a unir esfuerzos en la lucha contra la corrupción

Enfatizó que el sector privado también tiene que poner de su parte en esta lucha, pues es tan culpable el que peca por pagar, como el que paga por pecar.

El presidente Santos en su intervención ante la Cumbre de las Américas. SIG

“Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”, es el nombre de la plenaria de la VIII Cumbre de las América que se realiza en Lima, Perú. Y en ella, el presidente Juan Manuel Santos le hizo un llamado a todos los demás mandatarios de la región a unir esfuerzos en la lucha contra ese flagelo, que ha traspasado las fronteras y obstaculiza el desarrollo social y económico de los países.  

“Uno de los retos que tenemos como región y que debemos enfrentar juntos es, sin duda, la razón de esta cumbre: la lucha contra la corrupción (…) la corrupción es un enemigo que se ha ido enquistando a través del tiempo en el mundo entero. Es un delito grave y otra forma de violencia que no se limita a las fronteras de nuestros países y lo peor, conduce a un círculo vicioso que obstaculiza el desarrollo social y económico, aumenta la pobreza, genera desconfianza. Por eso, precisamente por eso, debemos enfrentarla como región, sumar esfuerzos y compromisos para ser más eficaces”, enfatizó el primer mandatario.

Santos señaló que si la corrupción es hoy más visible que antes, se debe en gran parte a que las autoridades cuentan con mejores herramientas para destaparla y combatirla. E hizo un mea culpa: “En el caso de Colombia, debo confesar de que a pesar de que hemos logrado avances importantes, siento que se hubiese podido hacer más. Todavía nos queda mucho camino por recorrer, sobre todo a nivel local y regional. Pusimos en marcha una estrategia anticorrupción que es nuestra carta de navegación y nuestra guía”, dijo.

Asimismo, se refirió, sin nombrarlo directamente, al caso de Odebrecht, insistiendo en que la lucha contra la corrupción debe darse desde los sectores público y privado. “Hemos visto recientemente cómo una sola empresa multinacional fue capaz de contaminar estructuras estatales y privadas en varios de nuestros países (…) y aquí quiero hacer énfasis: el sector privado también tiene que poner de su parte en esta lucha. No nos olvidemos que es tan culpable el que peca por pagar, como el que paga por pecar. Unidos, sector público y privado, debemos mantenernos nos para derrotar este enemigo que es tan viejo como la historia”.

Y finalizó Santos: “Por experiencia propia debo decirles que cuando las naciones se juntan y colaboran, los delincuentes siempre pierden. Con la globalización, la corrupción se ha vuelto transnacional y debe tener una respuesta multilateral. Para perseguir a los corruptos y al crimen no debe haber fronteras”.