¿Dardos de Santos a Vargas Lleras?

El presidente intervino por última vez, en calidad de Jefe de Estado, durante la Asamblea Nacional del partido de la U. Reivindicó los logros de su Gobierno en materia de infraestructura y vivienda y pidió a los militantes del partido no hacer alianzas con los "extremistas" ni de derecha ni de izquierda.

El presidente Juan Manuel Santos durante su intervención en la convención del partido de la U. SIG

Fue la última intervención que, en calidad de jefe de Estado, dio el presidente Juan Manuel Santos ante sus copartidarios. Este viernes, en el pabellón 4 de Corferias, en el occidente de Bogotá, el partido de la U adelanta su Asamblea Nacional que definirá, entre otras cosas, la hoja de ruta que seguirá de cara a las elecciones legislativas y presidenciales del año entrante. Y el mensaje fue claro: "¡Viva la paz!". Con esas palabras, el primer mandatario dejó claro que en el partido de la U no cabe nadie que se oponga a su principal bandera: el Acuerdo de Paz con la hoy desarmada guerrilla de la Farc. 

Desde el principio dejó claro que su presencia allí, en donde acuden alrededor de 2.000 militantes de esa colectividad, no tenía el objetivo —porque además, está expresamente prohibido por la ley— de participar en política. Sin embargo, como es evidente, sus congresistas sí esperaban de Santos unos lineamientos que dejaran entrever cómo será el panorama para esa colectividad en el momento en que decida avalar al candidato presidencial que mejor los represente. Y, en ese sentido, el presidente y jefe natural de la U advirtió que no habrá cabida para extremos ni de derecha ni de izquierda. 

Lea: La U, un partido sin unidad

"Los animo a que sigamos en el camino del centro, tratando de unir. Hay mucha gente envenenada queriendo alimentar la polarización. Déjenlos. Nosotros tenemos que seguir avanzando porque la polarización estanca y hace que nadie tome decisiones. Se enfrascan en peleas y no permiten que las sociedades avances. Hay que rechazar los extremos. Ni la extrema derecha ni la extrema izquierda", dijo el presidente Santos, al tiempo que exhortó al partido de la U a que se mantenga unido. A propósito, aclaró —como lo hizo en su discurso de 2014, en desarrollo de la convención de su partido— que el origen del nombre de su partido es la Unidad. "Eso nunca se debe olvidar", añadió. 

Con su mensaje, evidenció que no acompañará la intención de algunos de sus miembros que, en voz baja, han intentado acercarse a otros partidos como el Centro Democrático, considerado por distintos sectores —y por él mismo—, como una militancia de derecha extrema. Y de paso, se desmarca de quienes han querido acusar al presidente Santos de ser cercano a la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común y a otros sectores de izquierda, como el que representa el exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro. "Hay que tener vasos comunicantes con la derecha y con la izquierda, pero hay que rechazar los extremismos que son enemigos del centro y del partido de la U, y no queremos extremos de derecha ni de izquierda. Somos los dueños del centro". 

Lea también: Aurelio Iragorri: el apagafuegos del Partido de la U

El mensaje de Santos a Vargas

Aunque sin mencionarlo directamente, el presidente Juan Manuel Santos lanzó dardos a su exvicepresidente Germán Vargas Lleras. Especialmente, luego de que el segundo dijera, en entrevista con Noticias Caracol, que gran parte de las obras de infraestructura que se están inaugurando en Colombia y que, en general, los avances en esta materia se deben, entre otras cosas, a su gestión mientras estuvo en ese cargo. 

Santos reivindicó que los logros son del Gobierno. "Ustedes han estado viajando durante mucho tiempo y se han dado cuenta de que Colombia está en obra", dijo Santos a sus congresistas, y continuó "eso es producto de este Gobierno y ustedes son el partido de este gobierno y esas obras son de este Gobierno. En Vivienda, que también ha sido una política de este gobierno, lo dijimos, será la locomotora que impulsará este crecimiento", remató el jefe de Estado. 

Finalmente, Santos pidió a su partido (el mismo que, en voz baja, quiere apoyar la iniciativa de transfuguismo que promueve la senadora Sandra Villadiego) contrarrestar los "sentimientos básicos" que, según dijo, pretenden difundir odio y fortalecen la polarización. "Eso es lo que tenemos que vencer. Ponermos por encima de esos sentimientos, dejar que los que odien sigan odiando. Al partido de la U lo atacan por todos lados y le habían decretado nuevamente el partida de defunción. Les decimos: Los perros ladran. Seguimos adelante", concluyó