Con debate sobre ley de amnistía, Congreso inicia camino para implementar la paz

Con la presencia de los seis voceros de la agrupación política Voces de Paz y Reconciliación, quienes representan a las Farc en la discusión, inició el estudio del primer proyecto de ley que garantiza la aplicación del acuerdo de La Habana.

El Congreso comenzó este lunes a estudiar el primer proyecto de ley presentado por el gobierno para garantizar la aplicación del acuerdo de paz con las FARC, con la presencia de seis voceros del grupo rebelde en las discusiones. (Vea aquí el especial A construir la paz).

Se trata del proyecto de ley de amnistía, que está siendo debatido mediante un mecanismo especial de vía rápida -conocido como 'fast track'- aprobado la semana pasada por la justicia y que permite reducir el número de debates necesarios para la validación de las normas relacionadas con el pacto de paz.

El comienzo de las discusiones coincidió con una decisión del Consejo de Estado, máximo tribunal en lo contencioso administrativo, de decretar "medidas cautelares de urgencia" en las que ordenó al Congreso y al gobierno de Juan Manuel Santos "avanzar con la implementación" del acuerdo firmado en noviembre con las FARC.

El senador del Partido de La U, Armando Benedetti, ponente del proyecto, se dirigió a los congresistas para explicar que la ley de amnistía consiste en "un beneficio con base en verdad y reparación", que deberán entregar los guerrilleros.

Detalló también que esta legislación cobijará a agentes estatales inmersos en delitos en el marco del conflicto, aunque con "un tratamiento especial", y que la llamada "amnistía exprés" se dará a unos 5.000 guerrilleros rasos, listados por las FARC, que solamente "hayan cometido delitos políticos".

El proyecto, que incluye "disposiciones sobre amnistía, indulto y tratamientos penales especiales", comenzó a ser discutido de manera conjunta por comisiones del Senado y la Cámara de Representantes, como establece el 'fast track'.

Seis voceros de la agrupación política Voces de Paz y Reconciliación, inscrita la semana pasada ante la autoridad electoral, participan de la discusión como representantes de las FARC.

En una carta de presentación de estos seis ciudadanos que fue leída en el debate, el alto comisionado para la paz del gobierno, Sergio Jaramillo, pidió a los legisladores que les permitan "intervenir con las mismas facultades que tienen los congresistas durante el trámite legislativo, salvo el voto".

Se estableció que estos voceros podrán hacer parte de los debates haciendo uso de un mecanismo para la "participación de particulares y ciudadanos".

"Engaño" en plebiscito

El Congreso, que será clave en la implementación de la paz, ya refrendó a fines de noviembre el pacto entre las FARC y el gobierno, luego de que el acuerdo fuera renegociado para incluirle propuestas de la oposición tras el rechazo del texto original en el plebiscito del pasado 2 de octubre.

Precisamente en la misma decisión en que instó este lunes a la rápida aplicación del acuerdo, el Consejo de Estado admitió una demanda de "nulidad electoral" contra el plebiscito, en el cual el "No" al acuerdo -promovido principalmente por el expresidente derechista Álvaro Uribe- ganó por estrecho margen.

Según un comunicado del alto tribunal, "el hecho de que ganara el No en el plebiscito (...) fue el producto de la violencia por engaño a que fueron sometidos los colombianos por parte de quienes impulsaron dicha campaña".

El Consejo de Estado citó mensajes difundidos por los promotores del "No" relacionados con que el pacto de paz traería "la eliminación de subsidios, la supuesta afectación al régimen pensional" o hasta "el cambio a un modelo de Estado como el de Venezuela".

El líder máximo de las FARC, Rodrigo Londoño (Timochenko), reaccionó a la decisión judicial y escribió en Twitter que "Uribe NO entendió que (el) plebiscito no trataba de quién ganaba o quién perdía, era algo serio, trataba de finalizar la guerra y construir la paz".

"Engaños y mentiras de los promotores del NO: -Ideología de género -Impunidad -Afectación a la propiedad privada", enumeró en otro tuit el guerrillero.

El conflicto armado colombiano, que ha involucrado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, ha dejado al menos 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados en más de medio siglo.

Temas relacionados