"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 7 horas

Derechos humanos, a mitad de camino

En 2009, el último informe de derechos humanos presentado por la presidencia de Álvaro Uribe daba cuenta de 15. 817 colombianos víctimas de homicidios, de 28 asesinatos de sindicalistas y cerca de 100.000 víctimas del conflicto indemnizadas.

Guillermo Rivera, consejero presidencial para los DD.HH. /David Campuzano

Ahora, en 2014, según cifras reveladas ayer por el consejero presidencial para los DD.HH, Guillermo Rivera, se han registrado 7.627 homicidios, tres asesinatos de sindicalistas y algo más de 400.000 víctimas reparadas.

De acuerdo con el Gobierno, esos avances se relacionan con tres fenómenos. “La política para lograr la terminación del conflicto ha llevado esperanza a los escenarios tradicionales de la guerra y más compromiso de las entidades civiles del Estado en zonas donde se presentaban la mayor cantidad de violaciones. También, la consolidación de la presencia de la fuerza pública en el territorio ha generado la protección de derechos de poblaciones vulnerables”, sostiene Rivera.

Según la versión del consejero presidencial, estas cifras “desmienten” las críticas del Centro Democrático que señalan que el gobierno de Juan Manuel Santos ha sido permisivo con los grupos armados ilegales y que esto ha incrementado el número de violaciones de derechos humanos. “Estas cifras le tapan la boca al uribismo. Dicen que el gobierno ha retrocedido en políticas de seguridad, pero no miran las cifras de su último año de gobierno. Durante el gobierno Santos, Colombia dejó de ser un país paria para el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y para Naciones Unidas. Así era como nos catalogaban en la era Uribe. Tiempos en los que la protesta social era estigmatizada y no vista como un derecho. No hay que olvidar eso de “terroristas vestidos de civil”, dijo Rivera.

Los retos para Santos en su segundo cuatrienio son muchos. Si bien, en el Plan de Desarrollo 2015-2018, del que hasta ahora se conocen las bases, no hay un capítulo específico sobre la defensa de los derechos humanos, cada uno de los avances que hasta ahora se conocen tiene un enfoque de garantía de derechos.

El problema, sostienen algunos críticos de partidos como el Polo Democrático o la Alianza Verde, es que eso puede generar que no se destinen recursos efectivos para la promoción de los derechos humanos. Incluso, se ha señalado al Ejecutivo de no ser coherente con su política de DD.HH al promover una reforma al fuero militar que, según ellos, puede generar impunidad en casos como las ejecuciones extrajudiciales, denominadas popularmente como ‘falsos positivos’.

Además, en el marco de los esfuerzos por terminar con medio siglo de conflicto armado, tendrá que empezar el cumplimiento de la “Estrategia Nacional para la garantía de los Derechos Humanos 2014-2034”, la política pública para dos décadas que fue trazada con la consulta de cerca de 20.000 personas, en su mayoría, defensoras de derechos humanos. En ese sentido, prometió Rivera, empezará a hacerse una evaluación periódica en 2015 con el Informe Anual de DD.HH de Presidencia, que ya completa casi una década sin publicarse.