La despedida del uribismo al fiscal Montealegre

Desde el partido de oposición afirman que hubo una constante persecución política en su contra, lo acusan de participar en el descalabro de Saludcoop y le recuerdan el millonario contrato con la analista política Natalia Springer.

Las diferencias entre el saliente Fiscal Eduardo Montealegre y el expresidente Álvaro Uribe Vélez fueron constantes.

Hoy se cumple el periodo constitucional del fiscal general Eduardo Montealegre, quien cierra este ciclo en medio de un feroz enfrentamiento con el expresidente Álvaro Uribe Vélez y los miembros de la bancada del Centro Democrático que lo acusan de persecución política a través de las decisiones judiciales. Una pelea que incluso llegó a escenarios internacionales.

Desde un principio las diferencias fueron claras, en especial por la visión sobre la negociación de paz con las Farc. Montealegre es un convencido de que la justicia va más allá de lo punitivo y afirma que puede haber penas muy flexibles a cambio de verdad y reparación. Desde el uribismo por el contrario han sido férreos críticos de una eventual impunidad.

Las diferencias van más allá y desde el Centro Democrático sostienen que el fiscal Montealegre obedece a las directrices del presidente Santos y fue quien precisamente le dio la reelección, cuando al perder en primera vuelta contra el candidato del uribismo, Oscar Iván Zuluaga, filtró un video del hacker Andrés Sepúlveda y desinfló la aspiración del Centro Democrático. Además, señalan que decisiones, como ordenar la captura del hermano del expresidente Álvaro Uribe, Santiago Uribe, evidencian esta persecución.

Cumplido su periodo el Centro Democrático pasó al ataque con acusaciones fuertes contra Montealegre. El expresidente Uribe manifestó, al calificarlo como el fiscal que robó en Saludcoop (entidad que asesoró antes de ser elegido), que “El Fiscal inventó el hacker para afectar la campaña de Óscar Iván Zuluaga, justo en el momento cuando medios de comunicación informaron que asesores políticos del gobierno Santos le habrían cobrado 12 millones de dólares al narcotráfico” y agregó la captura de su hermano es un hecho de persecución.

El exmandatario además dijo que “Santos y el Fiscal General desde hace varios años tratan de presentar a mis hijos como unos corruptos, cuando ellos y ustedes ciudadanos lo pueden preguntar a las múltiples personas que ha tenido negocios con ellos, han procedido honestamente”.

A estas críticas se sumó uno de los escuderos de Uribe, el senador Ernesto Macías quien afirmó que “gracias a Dios se va el Fiscal que más dinero derrochó en la historia, en contratos oscuros y asesores. El que nunca puso la cara por los contratos oscuros con el presupuesto del Estado”. Recordó que “Montealegre inventó una universidad para gastarse $35 mil millones. Además se gastó más de $200 mil millones de pesos en contratación directa”.

Entre las denuncias de Macías está que “el Fiscal aumentó la nómina de la entidad en 5 mil cargos. La mayoría 'corbatas' y compró un súper avión de lujo (con recursos del Estado) para pasear su ego”.

Tales son las diferencias que el presidente del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga, fue el 10 de marzo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a denunciar la “persecución política”. Señaló que “allegamos nuevos elementos de juicio en relación con los casos de Luis Alfonso Hoyos, de mi hijo David y mío sobre la infiltración premeditada de nuestra campaña presidencial con fines electorales”.

Y nuevamente hizo referencia a la detención de Santiago Uribe al afirmar que “la Fiscalía actuó después de 22 años de investigaciones, excediendo los términos de ley y sin prueba en su contra salvo testimonios amañados y de personas con trastornos mentales”.

El fiscal Montealegre realizó una contraofensiva defendiendo sus actuaciones ante la CIDH e incluso en una entrevista publicada el domingo en El Tiempo afirmó que “fui a la Comisión a presentar las principales pruebas que tiene la Fiscalía sobre las investigaciones adelantadas contra Santiago Uribe, los hermanos Uribe Moreno y Óscar Iván Zuluaga. Esos documentos y pruebas evidencian que se trata de investigaciones serias y argumentativamente contundentes”.

La pelea está prendida y con la salida de Montealegre no se cierran las diferencias, pues temporalmente estará en este cargo su mano derecha, el actual vicefiscal, Jorge Perdomo, a quien también le temen en el uribismo.
 

Temas relacionados