Guillermo Rivera asume como nuevo ministro del Interior

Después de Cristo

Aunque el saliente mininterior dice que no será candidato presidencial, la opción queda abierta. Gobierno pedirá prórroga del “fast track”.

El presidente Santos junto al ministro del Interior saliente, Juan Fernando Cristo y el entrante, Guillermo Rivera. / SIG

Juan Fernando Cristo se va del gabinete, pero no del lado del gobierno del presidente Juan Manuel Santos. O mejor dicho, seguirá trabajando en la implementación de los acuerdos de paz con las Farc, pero no estará inhabilitado para aspirar, eventualmente, a ser candidato a la Presidencia en 2018. Así se puede entender el anuncio hecho ayer por el jefe de Estado, en el que confirmó lo que se venía rumorando desde hace días: que el ministro del Interior dejaría su cargo para no inhabilitar a su hermano Andrés, actual senador y quien buscará seguir en el Congreso, y, de paso, dejar abierta la puerta de una posible aspiración presidencial. (Lea: Cristo sale a buscar la “coalición ciudadana” para defender el acuerdo)

“Últimamente Cristo ha estado en el grupo que negocia con las Farc la implementación de los acuerdos y se va a mantener ahí, ya no en calidad de ministro, sino de delegado del Gobierno en esa interlocución con la guerrilla”, dijo Santos, quien, al mismo tiempo, confirmó que Guillermo Rivera, quien se venía desempeñando como viceministro de Participación Política, será su reemplazo y quien ahora impulse en el Capitolio los asuntos de la paz. “Es el primer ministro en la historia que tiene Putumayo (...) ha sido congresista 12 años y eso le da un papel y un peso específicos para continuar en esta labor tan importante. Tiene reconocida credibilidad y no va a haber ninguna afectación frente a la continuidad con la que hemos venido trabajando”, añadió el mandatario.

Por supuesto, Cristo dice no tener, por ahora, intenciones electorales. “No me postulo a ninguna candidatura, no entro en campaña, simplemente no me inhabilito. Empezaré a salir a donde me inviten, empezaré a defender unas ideas, unas tesis, a unir no a dividir. Voy a buscar consensos y a tratar de ampliar más allá de las fronteras partidistas una coalición ciudadana que defienda el fin del conflicto y que hagamos entender a los colombianos el momento tan importante que está viviendo el país”, manifestó.

Es claro que el objetivo es que el trámite de iniciativas claves para el futuro del Acuerdo de Paz no sufra mayores traumatismos. Porque la coyuntura es bien compleja, pues se vienen discusiones como la reglamentación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), lo de la reforma rural integral, la seguridad para los desmovilizados de las Farc o la reforma política y electoral —proyectos sobre los cuales aplica la nueva regla que los congresistas pueden plantear propuestas—, además de la misma dejación de armas y desmovilización, cuyos plazos avanzan en medio de versiones sobre la opción de cambiar las fechas ante las dificultades para cumplirlas.

Todo ello en medio de una campaña electoral prematura, con una oposición uribista enconada y cargando toda su artillería contra los acuerdos. De ahí que la labor de Guillermo Rivera arranque de inmediato. En sus primeras declaraciones como ministro del Interior anunció que hoy le enviará una nota al Congreso indicándole la necesidad de prorrogar el fast track por seis meses más y que, teniendo en cuenta que las facultades especiales del presidente vencen el 30 de mayo, se están preparando varios decretos claves, que van a ser expedidos en las próximas horas, entre ellos el que crea la unidad especial para perseguir a las estructuras de crimen organizado que atentan contra los líderes sociales y defensores de derechos humanos.