Día clave para Angelino Garzón

Por petición del Congreso, una comisión médica revisará hoy el estado de salud del vicepresidente. Crece la tormenta política.

En medio de una dura polémica sobre si el vicepresidente de la República, Angelino Garzón, está en condiciones de reemplazar al presidente en caso de que se determine una incapacidad o incluso continuar frente a su cargo, una comisión de seis médicos visitará hoy en su despacho al vicepresidente para determinar cuáles son sus condiciones de salud.

Fernando Sánchez del Tribunal de Ética, Sergio Isaza de la Federación Médica y tres especialistas más serán los encargados de practicarle a Garzón un examen físico, motriz, sicológico y mental, cuyos resultados serán entregados en un sobre sellado al Senado para su revisión. También asistirán los médicos que trataron la enfermedad del vicepresidente y los expertos en rehabilitación que lo han tratado.

A mediados de junio pasado, Garzón sufrió una isquemia cerebral que lo tuvo al borde de la muerte y que obligó a que los médicos lo tuvieran en un coma inducido durante varios días. El vicepresidente aún está en proceso de recuperación y aunque ha dicho que está mentalmente lúcido, con una limitación de motricidad pero no discapacitado, en el Congreso hay quienes tienen dudas sobre su capacidad continuar en el cargo.

Y fue precisamente el presidente del Legislativo, el senador Roy Barreras, quien propuso solicitarle a la Academia Colombiana de Medicina, a la Federación Médica Colombiana y al Tribunal de Ética Médica que nombraran una comisión que se encargue de realizarle un chequeo a Angelino Garzón y diga no sólo si puede asumir la Presidencia sino si puede seguir en la Vicepresidencia.

Al conocer la propuesta Garzón aseguró que está dispuesto a someterse al reconocimiento médico y programó para hoy la revisión. Sin embargo, pidió la presencia de un delegado de la Procuraduría General de la Nación y que el proceso fuera público, “tal como han sido siempre mis actuaciones, incluyendo las de su proceso de recuperación”.

Para Fernando Carrillo, ministro del Interior, la revisión médica solicitada por Roy Barreras no es necesaria pues considera que el Vicepresidente tiene pleno uso de sus facultades. "Hemos hablado mucho con el vicepresidente de derechos humanos y sobre la necesidad de reconocer la labor de los defensores de derechos humanos y la verdad es que yo lo he encontrado en plenitud de sus facultades”, señaló Carrillo al asegurar que el Gobierno ha sido siempre respetuoso sobre la salud de Garzón.

En el mismo sentido se pronunció el jefe único liberal, el representante Simón Gaviria Muñoz, quien en entrevista con BluRadio aseguró que incluso el presidente Juan Manuel Santos llamó al Vicepresidente para advertirle que no estaba detrás del cuestionado parte médico. “El mismo presidente se comunicó con la familia del vicepresidente y les expresó que no tenía interés ni compartía esta decisión (del Senado)”, indicó Gaviria al señalar que existe un "hostigamiento frente a la figura del vicepresidente".

Y mientras el debate continua, el país queda a la espera de que el Legislativo revele, posiblemente el martes durante la plenaria del Senado, los resultados de la revisión que se le practicará a Angelino Garzón y que podrían acabar con la preocupación de algunos congresistas.

Temas relacionados