Diálogos podrían salir de Cuba

La posibilidad ya se planteó e incluso se ha hablado de París (Francia). Nuevo revuelo político por filtración de Uribe.

Por ahora está totalmente descartado que Santos y Uribe se sienten a conciliar sus posiciones sobre la paz. / Archivo - El Espectador

No sólo serían Pacho Chino, Wálter Mendoza, Matías y Leonel, mandos guerrilleros cercanos a Pablo Catatumbo, los que habrían salido del país, o estarían en ese proceso, para sumarse a la mesa de negociación entre el Gobierno y las Farc en La Habana, como lo reveló ayer en un trino el expresidente Álvaro Uribe. También va Carlos Antonio Lozada, segundo comandante del bloque Oriental, responsable de la llamada “Red Urbana Antonio Nariño” y de quien la Fiscalía confirmó que, por petición del Gobierno, había suspendido las órdenes de captura vigentes.

Pero además, El Espectador conoció que otro jefe guerrillero que en los próximos días o semanas saldría hacia Cuba sería Joaquín Gómez, jefe del bloque Sur, pues el objetivo es contar poco a poco con la presencia en la isla de casi todo el secretariado y las principales cabezas del grupo guerrillero, a excepción de Romaña y El Paisa, quienes seguirían al frente de la guerra en Colombia. Lo que se dice es que los nuevos miembros de la delegación de las Farc llegarían para hacer parte de las comisiones de las que hacen parte militares activos, por parte del Gobierno, las cuales discuten en estos momentos, paralelamente a la mesa principal, los puntos sobre el fin del conflicto.

Todos estos cambios en la delegación guerrillera implicarían que Andrés París, hasta hace poco uno de sus plenipotenciarios en la mesa y el encargado de las comunicaciones, pase a ser una especie de “canciller” con el objetivo de ambientar el proceso de paz ante la comunidad internacional, y que posiblemente Timochenko, máximo líder de la organización, y Mauricio Jaramillo o El Médico, hombre clave en los primeros acercamientos con el Gobierno, lleguen y se queden también en La Habana.

Por otra parte, fuentes cercanas a la mesa le contaron a este diario que existe la posibilidad de sacar los diálogos de Cuba para llevarlos a otro país, con el fin de darles nuevos aires y enviarle una señal a Estados Unidos, que en más de una ocasión ha expresado inquietudes porque las conversaciones se vienen desarrollando en una nación que hace parte de su “lista negra”, es decir, aquellas que patrocinan el terrorismo. Y aunque se trata sólo de una idea, ya se habría mencionado que esa nueva sede podría ser París, la capital francesa.

Rumores y movimientos que agitan el escenario político en Colombia. De hecho, que haya sido el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe —principal opositor de Santos— quien dio a conocer, a través de Twitter, que cuatro jefes de las Farc salieron del país rumbo a La Habana, generó mucha molestia en la Casa de Nariño. Más aún después de que Santos diera un primer paso buscando un acercamiento con el exmandatario para hablar de paz “con criterio patriótico”, según escribió el lunes en la noche, también en un trino.
Y aunque ayer el jefe de Estado, en una entrevista para Noticias RCN, insistió en que “si el presidente Uribe quiere venir aquí al Palacio, será bienvenido para discutir los asuntos primordiales de la Nación, entre ellos el más importante: la paz”, es evidente que el exmandatario no está para nada interesado en atender ese llamado, pues el hecho de revelar información sobre la supuesta salida de jefes guerrilleros hacia La Habana (Cuba), que se supone es de manejo reservado del Gobierno, implica que seguirá en su línea crítica hacia el proceso.

Con un ingrediente adicional: la preocupación en la Casa de Nariño por la filtración y que su principal opositor sea quien lo dé a conocer al país. Además, nuevamente surgen las inquietudes en el sentido de que dentro de las Fuerzas Militares hay un sector inconforme que “datea” a Uribe, algo que quedó en evidencia desde abril de 2013, cuando reveló las coordenadas de un operativo que buscaba trasladar a varios miembros de las Farc a Cuba.

“Yo hago un llamado a la Fiscalía y a la Corte Suprema de Justicia para que tome las medidas que resulten necesarias para castigar esas conductas que han sido absolutamente evidentes. Esta nueva revelación del expresidente Uribe sobre lo que sucede en el proceso de paz de La Habana implica una violación de la Ley de Inteligencia, que establece que la filtración de este tipo de información es un delito y las principales pruebas de esos delitos están en su cuenta en Twitter”, advirtió el senador Juan Manuel Galán.

Incluso, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, señaló que es “preocupante” y “grave” que Uribe revele informaciones que pueden afectar la seguridad y discreción del proceso de paz, al tiempo que el senador Roy Barreras manifestó que “esta nueva filtración, igual que la de la operación Andrómeda y las antiguas coordenadas, pone en riesgo las vidas de quienes participan en el traslado de los negociadores de paz, ponen en riesgo operaciones militares que son confidenciales y reservadas, y no tienen objetivo distinto al de seguir torpedeando el proceso de paz”.

A su vez, la excandidata presidencial del Partido Conservador Marta Lucía Ramírez cuestionó que en ese tipo de movidas en torno al proceso de negociación con las Farc no haya transparencia: “Hay un grupo de negociadores de la guerrilla y del Gobierno, pero permanentemente estamos sabiendo de visitas de miembros de las Farc que no son informadas por el presidente sino que se conocen por otros medios. Acá lo que se necesita es claridad, que se hagan las cosas de cara al país. Lo más preocupante es que los sacan del país cada vez que las Fuerzas Militares les están pisando los talones”.

523482

2014-10-21T23:13:51-05:00

article

2014-10-21T23:58:32-05:00

none

Redacción Política

Política

Diálogos podrían salir de Cuba

32

5679

5711