La diferencia es apenas de 0,8%

El presidente Santos rompe la tendencia decreciente y recupera terreno. Su imagen favorable subió 14 puntos. Óscar Iván Zuluaga se mantiene primero en la intención de voto y se ve que los conservadores sí le sumarían.

Si la segunda vuelta de la elección presidencial fuera hoy, el candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, le ganaría al presidente-candidato, Juan Manuel Santos, por un estrecho margen de 0,8%. Así lo deja ver la Gran Encuesta de los Medios de la firma Gallup para El Espectador, Caracol Televisión, Blu Radio, La República, El Colombiano, El País, El Universal y Vanguardia Liberal, la cual muestra una intención de voto a favor del aspirante uribista del 48,5%, frente a 47,7% del jefe de Estado. El voto en blanco es apenas del 3,7%.

Los resultados del sondeo arrojan varias conclusiones claves: la primera es que Santos logra recuperar terreno después de la derrota por 3,5 puntos en primera vuelta y, de esta manera, rompe la tendencia descendiente que traía desde la pasada encuesta. Asimismo, se puede ver que la mayoría de electores (80,1%), que el pasado 25 de mayo votaron por Marta Lucía Ramírez, se irán para donde Zuluaga, mientras que el 74,1% de los que estuvieron con Clara López apoyan a Santos. El 67,5% de los votantes de Enrique Peñalosa se irían también con la reelección.

En ese escenario de las simpatías partidistas llama la atención que quienes se consideran de Cambio Radical prácticamente reparten los votos entre los dos aspirantes (54,6% para Santos y 45,4% para Zuluaga), lo que significaría que el llamado ‘vargasllerismo’ no suma al presidente los votos que le supondría su vicepresidente. Entre los demás partidos, diferentes al Centro Democrático y los conservadores, Santos gana lejos, lo mismo que entre los que se consideran independientes.

Por regiones, sin duda, la gran fortaleza de Zuluaga sigue estando en el centro, el oriente y la zona cafetera del país. Por su parte, Santos se recupera en Bogotá, donde ahora empata en la intención de voto con su rival y sigue siendo fuerte en la región Caribe y el suroccidente colombiano. En cuanto al optimismo y el estado de ánimo de los ciudadanos, se ve una leve mejoría: ahora el 35,5% cree que las cosas van por buen camino (a comienzos de mayo era del 24,8%). Y vuelve a llamar la atención que el problema que más preocupa a la gente es el desempleo, seguido por la calidad y el cubrimiento en salud y la delincuencia común. Lograr un acuerdo de paz con la guerrilla aparece en el cuarto lugar, aunque ahora hay más personas interesadas en este asunto (10,5% frente a 4,7% del anterior sondeo).

Esta vez, la encuesta de Gallup plantea una pregunta que deja ver la percepción de los colombianos frente a la capacidad de los dos candidatos para enfrentar problemas puntuales. Así, por ejemplo, mientras una mayoría (44,9%) considera que Zuluaga es el más adecuado para combatir la delincuencia común, sólo el 28,3% lo ve como el presidente capaz de lograr un acuerdo con la guerrilla. Al contrario, en este último asunto, el 50,5% confía más en Santos, a quien la gente también ve débil en la lucha contra el narcotráfico.

Sobre la imagen de los candidatos, los datos indican que la polarización entre las campañas después de la primera vuelta ha jugado a beneficio de Santos, quien mejora su imagen 14 puntos: su favorabilidad salta del 38,2% del anterior estudio, al 52%, al tiempo que su desfavorabilidad, que antes era del 56,2% cae al 41,6%. Zuluaga registra un leve repunte y llega al 48,4% de imagen positiva, contra un 36,9% de negativa.

Gallup pregunta también por el conocimiento y la favorabilidad a nivel institucional y, una vez más, la Iglesia católica y las Fuerzas Militares son las mejores calificadas, aunque esta vez le va muy bien a la Registraduría. A su vez, los partidos políticos y el Congreso sacan los resultados más malos y en el fondo están las Farc, cuya desfavorabilidad es del 87,4%.

Es claro, pues, que el pulso por la Presidencia sigue siendo cerrado, que nada está definido y que hoy más que nunca las campañas están obligadas a arañar cuantos votos puedan, pues por lo visto la diferencia en las urnas será muy corta y, según dicen los analistas, podrían ser menos de 200 mil.
 

Temas relacionados