Dilian Francisca Toro no será reemplazada en Senado y habrá 'silla vacía'

El Partido de La U, colectividad de la política vallecaucana, no podrá reemplazarla en su curul en el Senado.

En el Senado de la República “hay certeza” de que en el caso de Dilian Francisca Toro se debe aplicar la figura de la ‘silla vacía’, es decir, no será reemplazada la senadora vallecaucana.

El presidente de la corporación, Roy Barreras Montealegre, dijo que mientras el proceso penal se cumple por el delito que le indilgan de lavado de activos, no podrá ser relevada.

Se queda La U sin una curul; ojalá sea por breve tiempo”, señaló Barreras al ser consultado por los periodistas.

Sin embargo, oficialmente no ha llegado notificación al Senado de la República y se espera que se haga oficial la decisión de detención que impartió la Corte Suprema de Justicia.

La ‘silla vacía’ se empezó a aplicar desde junio de 2009 cuando el Congreso aprobó la reforma política con esa figura.

En ese momento el país pasaba por una ola de detenciones por cuenta de la situación de varios políticos relacionados por grupos paramilitares. Pese a esto, los partidos podían pasar a presentar al siguiente en la lista.

El caso Toro

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia dictó medida de aseguramiento preventiva en contra de la senadora Dilian Francisca Toro en la investigación que se le adelanta por su presunta responsabilidad en el delito de lavado de activos.

Según la decisión de la Corte, después de la revisión de documentos y testimonios es altamente probable que unos bienes ubicados en el Valle del Cauca fueron comprados al extraditado narcotraficante Víctor Patiño Fómeque.

En este sentido se señaló que las explicaciones presentadas por la senadora del partido de la U y su esposo no han sido satisfactorias sobre el origen de la procedencia de su patrimonio.

Igualmente el alto tribunal le restó validez a la carta enviada por el extraditado narcotraficante en la que aseguraba que no conocía a la expresidenta del Congreso y a su esposo.

La Sala Penal ha establecido que Toro, como socia de la Agropecuaria La Ceiba Verde compró la hacienda la Milagrosa en 2005, pese a que pertenecía a hombres que fungieron como cabecillas del cartel de Cali, principalmente a Phanor Arzabaleta y Víctor Patiño Fómeque.

Bajo la misma sospecha de ilicitud recae la adquisición de predios como el Barcilar y San Miguel, que engrosaron el patrimonio de la familia de la senadora tiempo después, pese a que pertenecieron a personas que están siendo investigadas por narcotráfico.

La Corte busca determinar si el excapo del cartel del Cali, Víctor Julio Patiño Fómeque habría buscado a la congresista para “lavar” más de 5 mil millones de pesos derivados de actividades relacionadas con el tráfico de drogas por medio de diferentes inversiones en finca raíz en el departamento del Valle del Cauca.