Dos muertos, 84 lesionados y 4.667 riñas dejó celebración de victoria ante Costa de Marfil

El ministro del Interior presentó el balance final donde exhorta a derrotar la violencia como la “mejor jugada para el país”.

Diana Sánchez / AFP

Dos muertos, 4.667 riñas, 84 lesionados, 97 sellamientos por Ley Seca, 84 comparendos por embriaguez y 6 armas de fuego incautadas, es el balance presentado por la Policía Nacional luego de la celebración del segundo triunfo consecutivo de la Selección Colombia en el Mundial de Brasil.

“La celebración por el 3 -0 del 14 de junio dejó 13.728 riñas en el país, el jueves tuvimos 4.667, lo que representa una reducción del 40%, es decir 9.061 menos. A pesar de la reducción, sigue siendo una cifra preocupante. Perdieron la vida dos colombianos, dos familias hoy están de luto, cuando todos deberíamos estar celebrando y soñando con la selección”, afirmó el ministro del Interior, Aurelio Iragorri Valencia, al presentar el balance de la jornada.

Las regiones con más casos de riñas fueron Bogotá, Valle del Cauca y los Santanderes. Además perdieron la vida dos personas, una en Cali y una en Palmira, Valle del Cauca.

El jefe de la cartera política también se refirió a los actos de violencia contra personal de la Policía Nacional durante las celebraciones y anotó que “en la cancha son 22 hombres jugando limpio para darle un triunfo a su país. En las calles debemos ser 46 millones de ciudadanos jugándoles limpio también a las autoridades y a quienes guardan nuestra seguridad y la de nuestros hijos. Derrotar la violencia debe ser nuestra mejor jugada como país”.

Sobre el partido de la selección Colombia del próximo martes 24, el ministro Iragorri insistió en que la convivencia y el respeto comienzan por casa, y que el buen ejemplo es fundamental para que los colombianos rompamos esta tendencia a la violencia, y empecemos a celebrar en el marco de la tolerancia, la solidaridad y el respeto por el otro.

Además afirmó que la Policía Nacional y las autoridades locales, están haciendo un gran esfuerzo para que las cifras de orden público durante los partidos de la selección, sigan bajando y para que podemos reportar una celebración donde el fútbol se viva en completa paz.