Entrevista

“Duque tendrá que unir al país”: Matthew Swift

El CEO de la Cumbre Concordia habla sobre los principales retos a nivel nacional e internacional que esperan al presidente electo.

Matthew Swift, cofundador y CEO de la Cumbre Concordia. / Mauricio Alvarado

El calor de la contienda electoral cesó y los ojos de Colombia y el mundo están ahora atentos a los movimientos del presidente electo, Iván Duque. A menos de un mes de posesionarse, las miradas se han volcado hacia los desafíos que su gobierno tendrá que enfrentar de cara a las coyunturas actuales del país, en sus manos a partir del 7 de agosto.

Pero Duque no trabajará solo. El papel que el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil jugarán en los próximos cuatro años es esencial para la articulación y ejecución de las propuestas por las que el uribista ganó en las urnas el pasado 17 de junio. En medio de este debate, llega a Bogotá la Cumbre Concordia Américas 2018, evento que, en alianza con el Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, Fenalco, Noticias RCN y NTN24, pondrá a dialogar a reconocidos líderes políticos y empresariales, especialistas académicos y representantes de ONG, con el fin de analizar los principales retos y oportunidades de una Colombia en transición hacia la paz.

Matthew Swift, cofundador y CEO de la Cumbre, a la que asistirán el actual presidente Juan Manuel Santos, el electo Iván Duque y su fórmula vicepresidencial, Marta Lucía Ramírez, así como Jorge Mario Velásquez, presidente del Grupo Argos, y Joseph Biden, exvicepresidente de Estados Unidos, entre otros, habló con El Espectador.

¿Por qué es importante la articulación del Gobierno, el sector privado y las iniciativas ciudadanas para el futuro de Colombia?

Creo que el mundo ha cambiado y ahora los gobiernos por sí solos no tienen la habilidad ni la capacidad de servir verdaderamente a sus comunidades. La noción de hacer una política pública sustancial, efectiva y sostenible sin involucrar al sector privado y a la ciudadanía es arcaica, por eso estamos enfocados en generar este tipo de conversaciones. La democracia colombiana es resiliente y justo en este momento poselectoral es muy oportuno que una organización sin partido ni ánimos de lucro, como Concordia, ponga en la mesa temas relevantes para el país y sus posibles soluciones.

¿Como cuáles?

Como pensar en el sistema de salud de una manera diferente, no sólo en el marco de una cobertura nacional, sino las formas de localizar los servicios. Prestarle atención a la calidad de la educación más que a las cifras y así enfocarse en el crecimiento de la clase media y en cerrar la brecha tan grande de ingresos en Colombia. También hay que discutir de forma creativa qué hacer con la producción y el tráfico de drogas, cuyos números indican que está en aumento, con la crisis en Venezuela, con las nuevas tecnologías y su influencia en el comercio, y con el manejo de los recursos naturales.

Frente a estos asuntos, ¿cuál cree que debería ser el papel de Duque?

Una de las primeras acciones que Duque deberá emprender inmediatamente se posesione es unir de nuevo al país. No es que las divisiones políticas sean malas, sino que no permiten que se trabaje en sinergia, que es lo que, creemos, realmente impulsa a los países. Espero que la Cumbre, que será el espacio para uno de sus primeros discursos formales desde que fue elegido, pueda facilitar este proceso de cooperación y alianzas, tanto con compañías privadas como con organizaciones sociales, para que su gobierno tenga éxito y camine.

¿Qué otros asuntos cree que son de urgencia para el presidente electo?

Sin duda necesita hacer de Colombia un mejor lugar para el negocio, cambiar y simplificar el proceso tributario y hacerlo más amigable para el sector privado. Estoy seguro de que su experiencia en el Banco Interamericano de Desarrollo saldrá a flote en ese sentido.

Y frente a la implementación del Acuerdo de Paz, el aumento de cultivos ilícitos, la crisis en Venezuela, la corrupción…

Claro, tendrá que cumplir su palabra. Dijo que no tirará a la basura lo acordado con la antigua guerrilla Farc, sino que le hará algunas modificaciones. Además, creo que él es un hombre pragmático y joven, y esto será una ventaja para las estrategias que defina contra el narcotráfico, que espero respondan a las preocupaciones expresadas por Estados Unidos. Frente a Venezuela, pienso que tendrá la oportunidad de determinar lo que toda la región latinoamericana hará alrededor de dicho país, tanto en términos de crisis humanitaria como en perspectivas puramente políticas, pero antes hay que encarar la pregunta: ¿es o no una crisis de refugiados? Sobre la corrupción, y básicamente aplica para todo, todo, es claro que para combatirla necesitamos de la articulación de todos los sectores. Las empresas deben dejar de tolerar malas prácticas y los ciudadanos rechazar los actos nocivos, sólo así va a haber un impacto profundo en las políticas de gobierno en Colombia.