Educación y elecciones

Claudia López, María del Rosario Guerra, Rodolfo Arango, José Andrés Areiza y Freddy Padilla discutieron sobre los retos de la educación superior para el Congreso del 2014.

Rodolfo Arango, Claudia López, María del Rosario Guerra, José Andrés Areiza y Freddy Padilla de León, en el debate sobre educación superior. / Gustavo Torrijos

¿Qué lugar ocupará la educación superior en el próximo Congreso?, fue la pregunta a la que respondieron ayer algunos candidatos al Senado de la República, en el debate organizado por la Universidad Nacional y El Espectador. Los invitados fueron Claudia López, María del Rosario Guerra, Freddy Padilla, Rodolfo Arango y José Andrés Areiza.

Carlos E. Ballesteros, presidente de la Confederación Nacional de Asociaciones de Padres de Familia, explicó que “de los 450.000 bachilleres al año, tan sólo 70.000 acceden a la educación superior, y de esos apenas 5.000 logran graduarse”. Un panorama que deben tener en cuenta aquellos que buscan elegirse con las banderas de la academia.

La situación de la Universidad Nacional también tuvo su espacio en el debate, ya que es el principal centro de educación superior del país y al que aspiran cerca de 67.000 personas al semestre. Jorge Iván Bula, su vicerrector, señaló que el 86% de los estudiantes que ingresan al centro universitario pertenecen a los estratos 1, 2 y 3, por lo que su función es indispensable en la labor de lograr la equidad social.

Jornada única, reforma a la Ley 30, fortalecimiento de las universidades regionales y educación para el posconflicto fueron los temas que hicieron coincidir a los candidatos del Polo, Centro Democrático, Partido de la U y Cambio Radical.

Cada candidato presentó su diagnóstico sobre los problemas de la educación superior en el país. Para María del Rosario Guerra, del Centro Democrático, el acceso y la ausencia de inspección y vigilancia en la planeación de las universidades públicas son los principales retos.

Rodolfo Arango, del Polo Democrático, sostuvo que la educación de hoy no responde a la realidad del país y que se requiere la reforma de todo el sistema educativo, desde preescolar hasta los posgrados.

El general (r) Freddy Padilla, incursionando en la política por el Partido de la U, aseveró que el principal problema es la falta de presupuesto para atender las necesidades del sector y la carencia de capacitación de los educadores. José Andrés Areiza, candidato por Cambio Radical, coincidió con él y enfatizó en la necesidad de formar mejor a los maestros.

Finalmente, Claudia López, de la Alianza Verde, agregó a este panorama que la ausencia de incentivos para los estudiantes, así como de educación sexual y de obligaciones por parte de los centros universitarios para crear bienestar en sus asociados, requieren acciones urgentes.

En cuanto a propuestas concretas, Arango, insistió en la necesidad de que se invierta más en educación, Padilla agregó que hay que llevar al Congreso la idea de la necesidad de darle una nueva educación a quienes dejen las armas, Areiza consideró la urgencia de hacer una reforma profunda al Icetex, “por ser un monstruo burocrático que endeuda a los estudiantes por años”, mientras López concluyó que buscará que se destinen 3 puntos más del PIB a la educación.

Al final, la principal conclusión del debate fue que “la paz no sólo se construye en los diálogos de La Habana (Cuba), sino también con reformas para que la educación sea la base de una nueva sociedad que aprenda a reconciliarse y abra un camino cierto hacia la equidad”.

[email protected]