"El 80% de los votos de este país no son comprables": Luis Fernando Velasco

El saliente presidente del Congreso habló con El Espectador de los logros durante su legislatura y del plebiscito por la paz.

El congresista Luis Fernando Velasco. /Archivo

¿Qué le quedó pendiente en esta legislatura?

Esta legislatura yo la dividiría en dos elementos. Uno, un poder legislativo coherente en materia de lo que la mayoría del Congreso le habló a sus electores cuando se hizo la campaña y defender la posibilidad de acabar el conflicto en Colombia de manera negociada. Se le dio los 3 elementos básicos al gobierno para que pudiera cerrar el conflicto: Acto legislativo para la paz, el plebiscito para la paz y la modificación a la ley de orden público. Dos, los temas de origen parlamentario, son una serie de leyes que no pueden ser las grandes reformas, pero si le cambia la vida a algunos ciudadanos.

Uno de los temas que no se terminó es el del magistrado Jorge Pretelt ¿Cuándo se hará?

Después de cerca de un año de tener la Cámara el proceso, llegó al Senado el 17 de diciembre. Elllos desde la época de Rojas Pinilla no tenía comisión de instrucción y esa comisión que debía ser electa el primer día del inicio de este cuatrienio no se eligió porque nunca había funcionado. Se intentó elegir la comisión pero varios senadores con buen juicio dijeron “no hagamos mal las cosas porque si las hacemos mal viciamos este proceso y le metemos nulidades”. La acción de la Comisión de Instrucción no es judicial, es una acción electoral administrativa del Congreso. Nos han anunciado que el 20 de julio la comisión anunciara un informe. Si se presenta el informe, se tiene que votar. Seguramente habrá recusaciones. En mi concepto, el caso de Pretelt no tiene por qué  estar más de 15 días en la plenaria del Senado.

¿Cuáles son las alternativas que tienen?

Tenemos 3 opciones: primero, que la Comisión de Instrucción presente un solo informe pidiendo acusar al magistrado a la Corte Suprema. Si la plenaria acoge una acusación significa que el magistrado se declara indigno, se retira del cargo y el proceso sigue en la Corte Suprema como un proceso penal; segundo, si la comisión presenta un informe diciendo que no encuentro méritos para acusar y el segundo lo acoge se acabó el proceso; tercero, que se presenten dos informes, uno de mayorías y otro de minorías, uno pidiendo acusarlo, y el otro pidiendo absolverlo, lo que decida la plenaria es decisión del Senado.

¿Qué se hizo para mejorar la imagen del Congreso que sigue siendo muy mala dentro de la ciudadanía?

Con el Presidente de la Cámara firmamos un acuerdo para enfrentar todas las malas calificaciones por falta de transparencia. Nosotros al mismo tiempo que hicimos una tareas contratamos una  consultoría que nos fuese diciendo que estaba pasando con la calificación de transparencia del Congreso. Hoy el Congreso es una de las 10 con mayor transparencia. Se hicieron soluciones técnicas que necesitaban sólo una decisión política, una página web a la que el ciudadano debe acceder en donde puede ver en vivo todas las sesiones, todo lo que se debata queda registrado en esa página web, a través de Twitter se pueden ver las sesiones e interactuar con los senadores. Y lo más interesante, fue lo que se hizo con menos de 300 millones de pesos para acompañamiento académico para los proyectos de ley y lo firmamos con todas las universidades acreditadas en Colombia.

¿Qué propone entonces para que se pueda legislar sobre el salario de los congresistas sin que sean ustedes los que intervenir porque están impedidos?

Creo que veníamos haciendo una legislatura muy buena y sale un decreto del contralor, entonces el debate en las últimas semanas no fue sobre la legislatura sino sobre el cálculo que hizo la Contraloría y se lo ordena la Constitución para el salario no solo de los congresistas, sino a los altos funcionarios del Estado entre ellos el Presidente, Ministros, etc. La idea es facilitar a alguien distinto de nosotros para que haga una nueva escala salarial, no solo de los congresistas sino de todos los funcionarios y servidores públicos.

¿Plebiscito?

A mí me parece que la Corte Constitucional tomó decisiones muy en la onda de escuela del pensamiento que ha cogido fuerza no solo en Colombia sino en varios países, de que es el siglo de los jueces. Cuando una Corte Constitucional dice que no pueden modificar los mecanismos de instrucción y juzgamiento de los altos funcionarios del Estado, uno queda con un mal sabor. Pero hay que sumarle otra sentencia, en donde modifican lo que el Congreso hizo para la modificación de los recursos de la justicia, eso me parece una exageración. Además, recientemente llega una carta al presidente del Senado para notificar una sentencia que habla acerca de que cuando el Congreso vaya a hacer una reforma del Código Penal tiene que pedir un concepto obligatorio del Consejo de Política Criminal de Estado. En materia de justicia, el congreso no es mucho lo que puede hacer, por eso en Colombia se ha abierto la necesidad de hacer una Asamblea Nacional Constituyente.

¿Qué orden da esa carta?

Aquí cuando habla sobre que es el colmo que a los congresistas les toque pedir permiso para hacer reformas a la justicia que solo queda camino para la constituyente.

¿Una Constituyente para qué temas?

Primero, temas de justicia, la Corte dijo que el Congreso no puede meterse en estos temas; segundo, una reforma política y electoral para quitarle peso al dinero en la política y; tercero, lo que creo que el gobierno no va a transigir, una visión descentralista del poder político en Colombia.

¿Es factible que pueda tramitarse una reforma tributaria en esta legislatura que empieza mañana?

Creo que hay que meterla. Primero, tener un barril de petróleo entre 40 y 50 dólares no es una tragedia. El Ministro de Minas nos reconoció que sacar un barril de petróleo y ponerlo en la boca del pozo vale entre 4 y 5 dólares. Me parece bueno, para la economía del país, que el petróleo haya bajado porque nos estábamos convirtiendo en una economía perezosa. Hoy con un dólar cercano a los 3000 pesos está totalmente activada la confección, el calzado, muchos sectores que aunque no tributan tanto, como el sector petrolero, mejoran la economía del país. El problema para cuando se haga la reforma tributaria no es solamente el ingreso sino que los sectores productivos tengan la posibilidad de desarrollarse. Además de lo anterior hay que hacer una revisión de gasto el cual requiere de una seria focalización para saber bien adónde tiene que ir. 

Hablando de la campaña para el Sí y el No de la paz ¿Qué garantías se tienen de que no habrá también como es común una especia de chantaje de los congresistas al gobierno para pedir mermelada?

El 80% de los votos de este país no son comprables. La mayoría de los votos se encuentran en los centros urbanos en donde la lógica de la mermelada no funciona y menos tratándose de una decisión de gran magnitud como es la de los acuerdos. Yo creo que para lo que se va a decidir en los acuerdos no va a funcionar la mermelada, eso lo va a definir la opinión que está concentrada en las grandes ciudades en las cuales la mermelada no es decisoria.

¿La campaña del  plebiscito va a ser sólo liberal al estar Cesar Gaviria como gerente del Sí?

La campaña no solamente puede ser liberal, la paz es de todos los colombianos. Lo que va a hacer el presidente Gaviria es una coordinación en donde me imagino, tendrá que contar con unos líderes importantes de todos los sectores sociales. Nosotros hacemos parte de una coalición ciudadana para refrendar la paz.