En el Congreso, clubes aseguran que mayoría de futbolistas "son millonarios"

Eduardo Pimentel, presidente del Chico, dijo que no es cierto que los clubes estén atropellando a los jugadores.

Eduardo Pimentel, máximo accionista de Boyacá Chicó / David Campuzano
Eduardo Pimentel, máximo accionista de Boyacá Chicó / David Campuzano

Los clubes del Futbol Profesional Colombiano se defendieron este jueves de su papel frente al pago de salario a los jugadores, advirtiendo que nunca se ha intentado afectar a los mismos protagonistas del balompié nacional.

El presidente del Chico FC., Eduardo Pimentel, en el Congreso, donde se desarrolló un corte de cuentas a la nueva ley del fútbol, dijo que “el jugador de fútbol no es atropellado en la actualidad”.

Recordó que muchos salarios de los jugadores son entre 1.000 a 2.000 salarios mínimos legales vigentes, siendo los mismos futbolistas millonarios en su mayoría.

El jugador gana millonadas de dinero y no es el pobre que se quiere hacer ver”, aseguró Pimentel.

Por eso, llamó a que sea replanteada dicha ley frente a la pérdida del reconocimiento deportivo pues actualmente la Superintendencia de Sociedad interviene los clubes tras 60 días el incumplimiento de las obligaciones con los jugadores.

En ese sentido, puso ejemplos de ejemplo casos de Argentina, España y Francia, donde varios jugadores colombianos recibieron sus pagos tras varios meses y nunca los clubes fueron liquidados o perdieron el reconocimiento.

“No puede ser que la única salida sea la pérdida de reconocimiento deportivo y no nos den campo de acción”, insistió.

A su turno, el jefe del Partido Liberal, el representante Simón Gaviria Muñoz (autor de la ley), dijo que se debe acabar con la cultura ganadera en el fútbol colombiano y modernizar los equipos para que se garantice su transparencia y democratización.

El congresista dijo que aunque se ha avanzado significativamente en la aplicación de la norma aprobada por el Congreso de la República, aún se deben adelantar algunas tareas para mejorar las condiciones de los equipos de fútbol en temas como el pago de los salarios de los jugadores y la modernización de los mismos.

“Hay que ponerle fin a esa cultura ganadera de comprar jugadores baratos y posteriormente venderlos. Hay que seguir en el proceso de organizar el fútbol para que esas épocas en las que no se pagan a los jugadores y se anuncian millonarias ventas de jugadores y la plata no aparece, queden definitivamente superadas”, indicó.