El contraataque de Santos

En la reciente encuesta de Gallup Colombia el mandatario aparece con un repunte.

El presidente Juan Manuel Santos ha tenido unos días de intenso trabajo. No sólo porque su Gobierno ha entrado en la recta final sino porque la reelección se dibuja en el horizonte. Y aunque el mandatario no se ha decidido públicamente si aspira o no a otro periodo presidencial –que lo tendrá que hacer en menos de un mes-, el panorama parece aclararle cada día más. A pesar de que en sus últimas declaraciones Santos ha dicho que la paz de Colombia vale más que cualquier reelección, parece estar claro que uno y otro son inseparables.

Esta mañana la Casa de Nariño recibió una noticia positiva. La más reciente encuesta de Gallup revela una notable mejoría en la imagen del Presidente en comparación con la medición hecha en agosto pasado. La favorabilidad de Santos pasó de 21% a 29% y la desfavorable disminuyó del 73% al 63%. Es evidente que esto no indica que la gestión presidencial ha sido exitosa, simplemente que existe un repunte que puede tener un mayor impulso en las próximas semanas cuando se conozcan los resultados del primer año de conversaciones de paz entre el Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba).

Precisamente, la encuesta revela que el 59% de los encuestados está de acuerdo con el proceso de paz con las Farc. Pero ese mismo porcentaje no cree que se pueda llegar a un acuerdo final con esta guerrilla. La encuesta también mostró una reducción en el pesimismo de los colombianos. En agosto pasado, el 82% de los encuestados pensaba que el país iba por mal camino, hoy el 62% piensa que eso sigue siendo así. Mientras que el 26 % de los consultados piensa que las cosas están mejorando.

Al respecto, el presidente Juan Manuel Santos criticó sin mencionar nombres propios a quienes hablan mal del país en el exterior. Una alusión clara al expresidente Uribe y a sus más cercanos colaboradores. Y es que en agosto pasado el mismo mandatario reveló que inversionistas extranjeros lo habían llamado a contarle que el Uribe y su primo, Francisco Santos, los reunían a hablar mal del país.

"Es muy triste que cuando el país está en una situación tan positiva, donde la economía está creciendo, donde estamos generando empleo, donde estamos cerrando las brechas, donde estamos dándole más oportunidades a los colombianos, hay algunos que quieran aguar la fiesta. Y se van al exterior a hablar mal del país", dijo Santos desde el Cesar.

El mandatario recordó que en el Gobierno anterior el único incidente parecido fue con la exsenadora Piedad Córdoba, a quien el mismo expresidente Uribe acusó de apátrida y traidora. Y agregó el mandatario desde Aguachica: "Me parece tan triste que por sacar dividendos políticos quieran negar que esta carretera se está construyendo a una mayor velocidad y mejor, que quieran negar que el país está generando más empleo que cualquier otro país de América Latina. Que quieran negar, inclusive, que hay víctimas, y que esas víctimas del conflicto las estamos reparando para ver si cerramos las heridas".

No cabe duda de que el presidente Santos busca repuntar ante la opinión pública y que, con la intención o no de reelegirse, enfilará sus baterías contra la propuesta política del expresidente Uribe. Y estos meses serán de intensas jornadas para Santos que se la tendrá que jugar el todo por el todo si es que quiere pasar a la historia de Colombia como el Presidente que hizo la paz, tras más de medio siglo de cruce de balas.