El de 'vices', un debate tranquilo

Plan de vivienda, la diferencia más marcada.

Carlos Holmes Trujillo, llave de Zuluaga. Germán Vargas Lleras, fórmula de Santos.

A 11 días de que los colombianos elijan en segunda vuelta al nuevo inquilino de la Casa de Nariño, las fórmulas vicepresidenciales del presidente-candidato Juan Manuel Santos y del aspirante por el Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, midieron fuerzas anoche durante El Gran Debate Electoral promovido por Canal Caracol.

La primera pregunta se relacionó con las propuestas de cada campaña en el tema educativo. Al respecto, Vargas Lleras repasó los logros del gobierno Santos, como la puesta en marcha del programa de atención a la primera infancia que ha permitido atender integralmente a un millón de niños entre cero y siete años. También destacó la puesta en marcha de la jornada única estudiantil que opera en 200 municipios del país y la tasa cero de interés en créditos del Icetex.

Holmes Trujillo, entre tanto, resaltó la propuesta de Zuluaga focalizada al mejoramiento salarial de los maestros, una atención integral en primera infancia para 2,8 millones de los estratos más deprimidos del país y el compromiso para que todos los bachilleres ingresen a la universidad o accedan a una educación técnica de calidad.

En el sector salud, Holmes Trujillo señaló que “no hay duda de que el paciente debe ser el centro de salud del sistema” y que en casos graves la medicina debe llegar a la casa de ese paciente; mientras Vargas Lleras contestó que la actual administración llegó a cobertura universal de 45 millones de colombianos afiliados al sistema de salud y que se ampliaron en más de 200 los procedimientos del Plan Obligatorio de Salud. Destacó , además, que el control de precios a los medicamentos les ha ahorrado a los colombianos $500 mil millones.

El tema de la vivienda presentó las mayores diferencias, pues mientras la campaña Santos sigue hablando de casas gratis, la de Zuluaga habla de no regalarlas sino de subsidiarlas, fórmula cuestionada por Vargas Lleras, porque, en su criterio, de esa forma los colombianos más pobres no podrán soñar con un techo.