El debate de Odebrecht que se volvió contra Vargas Lleras

El debate de control político que adelantó la congresista sobre el escándalo de Odebrecht se convirtió en una batalla de acusaciones tras la reaparición a la vida pública del exvicepresidente.

La senadora Claudia López acusa a Germán Vargas Lleras de tener un "fiscal de bolsillo".Archivo

Como si los tentáculos corruptos de la multinacional brasileña Odebrecht se hubieran convertido no en el escándalo que destapó varias ollas podridas en distintos gobiernos de Latinoamérica sino, más bien, en un mero pretexto para la campaña electoral que se avecina, el debate de este martes concluyó en todo tipo de enfrentamientos políticos, menos en lo que, se supone, era su principal objetivo: revisar la responsabilidad de quienes se habrían prestado para cometer actos de corrupción para favorecer a dicha firma.

(Lea: Claudia López y Germán Varón, enfrentados por Luis Gustavo Moreno)

Los citantes al debate, los senadores de la Alianza Verde, Claudia López y del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, se dedicaron a lanzar todo tipo de dardos en contra de su contrincante en la contienda electoral de mayo de 2018, Germán Vargas Lleras quien, hace apenas algunas horas, regresó al escenario público tras darse licencia de varios meses en los que, según sus palabras, construyó los documentos para lo que será su plataforma política.

(Lea: Jorge Robledo, contra todos en debate sobre Odebrecht en Congreso)

Y así, se fue desviando poco a poco el debate para empezar a adentrarse en los intríngulis de Cambio Radical, sus aliados en los distintos departamentos del país, los gobernantes y militantes electos con prontuario judicial tras de sí y, más aún, “el fiscal de bolsillo” que, de acuerdo con la senadora López, le ha servido a ese partido para salvarse de varias decisiones hoy en suspenso en la Corte Suprema de Justicia.

“Entiendo a Germán Vargas, entiendo su desespero y que salga como un fracasado, cayendo como coco de palmera y muy preocupado con la JEP, porque está perdiendo la inversión de 8 años de su vida en donde ha influido en la elección de 8 magistrados de la Corte Suprema de Justicia”, dijo la senadora López, afirmando que dentro de los exmagistrados a los que apoyó el exvicepresidente están Gustavo Malo, Francisco Ricaurte y Leonidas Bustos.

“Pero se va a perder esa platica, porque por primera vez se ha elegido una jurisdicción que no pudieron comprar, que se llama la JEP”, añadió la congresista quien, aseguró que Vargas Lleras intentó promover la elección de Ricaurte en el Tribunal de Paz, y que cuya designación se frustró luego del escándalo del denominado cartel de la toga, en el que Ricaurte resultó salpicado. En ese sentido, dijo que si Vargas Lleras salió bien librado de la investigación que le abrió la Corte por sus presuntos nexos con el exjefe paramilitar “Martín Llanos” fue “porque hubo plata y mucha para archivar esa investigación”.

De hecho, dijo que fue “Martín Llanos” el que lideró la votación de Vargas Lleras en 2002 para el Senado de la República en el departamento de Casanare, y que sorpresivamente aumentó significativamente su votación no sólo en ese departamento, sino en otros más como Meta, Boyacá, Casanare, Cundinamarca y Arauca. En este último, le recordó su cercanía con el exgobernador Julio Acosta, condenado en primera instancia por homicidio y concierto para delinquir. Uno de sus hijos, el concejal de Bogotá Julio César Acosta fue avalado por Cambio Radical y su otro hijo, Camilo Acosta, aspira a la Cámara de Representantes por esa misma colectividad.

Pero Vargas Lleras cuenta con una bancada importante en el Senado de la República –bancada que, dicho sea de paso, fue calificada de ‘lavaperros’ por López- y que de inmediato, salió en defensa del exvicepresidente. El senador Germán Varón, de Cambio Radical dijo que la congresista usó el debate de control político para sus propios intereses, pero a punta de señalamientos falsos e injuriosos. “Es fácil hacer un debate amparado por la condición de congresistas y que no necesariamente le obliga a una rectificación cuando se pronuncia en este recinto. (Pero) nos sentimos agraviados por hechos que usted considera y que van a generar un concepto ante la opinión pública errado”, dijo Varón. “Germán Vargas es su tormento, senadora”, le increpó la senadora también de Cambio Radical, Daira Galvis a la congresista de la Alianza Verde.

Igualmente, varios senadores del Centro Democrático exigieron respeto en el trato que estaba dando la congresista de la Alianza Verde a sus colegas y pidió a la Mesa Directiva del Senado suspender el uso de la palabra de la senadora. Lo único claro es que aunque la campaña presidencial oficialmente arranca el 27 de enero, anticipadamente Vargas Lleras alborotó el avispero.