¿Cómo responder a los retos en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible?

hace 37 mins

El drama de las víctimas residentes en el exterior

Para reclamar sus derechos, constituyeron la Asociación Europea de Víctimas del Conflicto Armado Colombiano. Piden que las ayudas a las que tienen derecho se hagan efectivas.

Según la Unidad para las Víctimas, 2.872 personas del exterior están inscritas en el Registro Único de Víctimas. / Archivo - El Espectador

Según Ulpiano Rodríguez, presidente de Asevicom, en España hay entre 80 y 90 personas que llegaron desplazadas por el conflicto interno colombiano y el principal impulso para organizarse ha sido el abandono estatal que sienten, pues aunque en varias ocasiones han sido entrevistadas por funcionarios de la Unidad de Víctimas y de la Defensoría del Pueblo de Colombia, hasta el momento no han recibido ningún tipo de compensación.

“Las personas que integramos la asociación figuramos en los listados del Registro Único de Víctimas (RUV) y estamos trabajando para que las ayudas y compensaciones a las que tenemos derecho pronto se hagan efectivas. Además estamos difundiendo la información para que la gente que salió desplazada de Colombia, habiendo puesto su situación en conocimiento de las autoridades nacionales, sepa que tiene plazo para inscribirse en los consulados de nuestro país hasta junio próximo, a fin de que se les reconozca su condición”, explicó Rodríguez.

Para quienes viven hoy en España, explicó el presidente de Asevicom, la situación ha sido más complicada a raíz de la crisis económica que durante los últimos años ha golpeado a ese país. “La mayoría de quienes vinimos desplazados estamos pasando por una situación bastante difícil, marcada por el desempleo y la falta de recursos. Personalmente, llevo dos años en esa situación y ya se nos han acabado las prestaciones sociales o ayudas en este país”, dice.

Los registros de la Unidad para las Víctimas, con corte al 31 de diciembre de 2014, señalan que hasta ese momento se habían recibido 1.161 solicitudes de inscripción en el Registro Único de Víctimas (RUV) desde 29 países, de las cuales ya ha valorado el 96,2%. El 75% de las solicitudes se recibieron en consulados de Ecuador (192), España (192), Canadá (180), Estados Unidos (164) y Venezuela (142). El Ministerio de Relaciones Exteriores es el encargado de recibirlas a través de los consulados, que también notifican a la víctima la decisión de inclusión o no en el registro.

La Ley de Víctimas habla de distintas medidas de atención, asistencia y reparación para las personas reconocidas como víctimas del conflicto, y en lo que se refiere a los residentes en el exterior establece en su artículo 149 que el Estado colombiano adoptará la “difusión de la información sobre los derechos de las víctimas radicadas en el exterior”. Asimismo, en el artículo 204 indica que “a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, y de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 30, garantizará que las víctimas de que trata la presente ley que se encuentren fuera del país sean informadas y orientadas adecuadamente acerca de sus derechos, medidas y recursos”.

Sin embargo, asegura Ulpiano Rodríguez, hasta ahora ninguna de las personas residentes en España ha recibido la indemnización y tampoco ha tenido la atención psicológica o psiquiátrica que establece la norma. “Desde Asevicom estamos luchando y sumando esfuerzos para que se nos reconozcan lo más pronto posible esas ayudas para poder sobrevivir, porque estamos bastante mal”, puntualizó.

Y ante los posibles cuestionamientos de quienes podrían calificarlos como “oportunistas” por reclamar compensaciones estatales pese a llevar varios años viviendo en el exterior, Rodríguez es contundente: “Cada uno maneja el miedo como puede, de acuerdo a sus circunstancias, pero hay que tener en cuenta que emigrar, dejar toda tu vida y en muchos casos a tu familia no es fácil. Además, al venir acá hemos enfrentado problemas, hemos sufrido humillaciones, y cuando hemos trabajado también hemos aportado al progreso de Colombia, enviando remesas a nuestros familiares”.

En respuesta, Paula Gaviria, directora de la Unidad para las Víctimas, le dijo a El Espectador que se viene avanzando en el registro en el exterior y que la indemnización es una medida gradual y progresiva: “Para 2015 nos encontramos trabajando en priorizar las indemnizaciones para las víctimas en el exterior, así como en las acciones para aumentar la difusión y las medidas de satisfacción a las cuales también tienen derecho”, indicó. Sin embargo, dijo desconocer la creación de Asevicom.

Hasta finales del año pasado, la Unidad había consignado más de $1.346 millones para 257 víctimas en cuentas nacionales y extranjeras. El objetivo es que las víctimas en el exterior incluidas en el Registro Único acceden de forma gradual y progresiva a los montos correspondientes a la indemnización por vía administrativa, según el decreto 4800 de 2011, que oscilan entre 17 y 40 salarios mínimos mensuales legales vigentes, de acuerdo con el hecho victimizante. En la actualidad se estudian diferentes mecanismos para hacer los pagos.