El equipo de Santos para el segundo tiempo

Los partidos empiezan a disparar sus últimos cartuchos para conservar y obtener cuotas en el Gobierno.

El exsenador Juan Fernando Cristo y el presidente Juan Manuel Santos. / Archivo

El presidente Juan Manuel Santos continúa moviendo sus fichas para conformar el equipo que, durante su segundo mandato, le permita poner en marcha las transformaciones necesarias para la consecución de la paz y concretar las reformas que clama el país y que quedaron pendientes después del primer cuatrienio de la Unidad Nacional.

Ayer, en una reunión con senadores de todos los partidos de la bancada oficialista, el primer mandatario anunció que el exsenador Juan Fernando Cristo será, desde el próximo 7 de agosto, el ministro del Interior. Se trata de un nombramiento estratégico. Cristo fue clave en la gestación y aprobación de la Ley de Víctimas (aprobada en 2011) y está comprometido a fondo con la salida negociada al conflicto armado. Además, por su experiencia como parlamentario, promete manejar las relaciones con el Congreso y los diferentes partidos en beneficio de los intereses de la Casa de Nariño.

La llegada de Cristo al Mininterior implica el paso del actual encargado de esa cartera, Aurelio Iragorri Valencia, uno de los funcionarios más fieles a Santos durante el cuatrienio que concluye el próximo 7 de agosto, al Ministerio de Agricultura. Una movida también estratégica, teniendo en cuenta que se trata de alguien que conoce a fondo los problemas agrarios y tuvo un buen desempeño en la solución de los paros campesinos de 2013. Falta ver qué piensa ahora el Partido Conservador, colectividad que ha mantenido por años el manejo de esa cartera.

Y es que, una vez Santos obtuvo la reelección, en los mentideros políticos se dijo que los conservadores deberían perder por lo menos uno de los ministerios que habían detentado durante el primer período, pues no fueron monolíticos en su respaldo a Santos y, más bien, permitieron que sus fuerzas se sumaran a la candidatura uribista.

Tal vez por eso los senadores azules, excepto Mauricio Delgado, le enviaron una carta al presidente en la que confirmaron su fidelidad a la Unidad Nacional, y los representantes a la Cámara, a su turno, firmaron una misiva en respaldo a la ministra de Ambiente, Luz Helena Sarmiento, por demás conservadora. Y ayer se concretó un encuentro en la Casa de Nariño entre el jefe de Estado y Marta Lucía Ramírez, la excandidata presidencial conservadora, que ratifica esas buenas relaciones. Eso sí, Ramírez dijo que nunca hablaron de puestos.

Los azules no son los únicos que sufren por cuenta de los movimientos en el ajedrez ministerial. Parlamentarios del Partido de la U y Cambio Radical han manifestado en círculos privados una “profunda” molestia, pues, supuestamente, los únicos que han sido consultados por el despacho presidencial para la conformación del nuevo gabinete han sido los liberales.

No obstante, según fuentes de la U, algunos congresistas como Roy Barreras y Armando Benedetti, quien dijo recientemente que los parlamentarios de la región Caribe pedían el 40% del gabinete, sí han sido consultados. De la misma manera en que el actual presidente de esa colectividad, Sergio Díaz Granados, tendría ya un pie en la Cancillería, aunque esa designación tendría lugar en los primeros meses del próximo año.

Por otro lado, en las toldas de Cambio Radical, está claro que el interés está en que Luis Felipe Henao siga al frente del Ministerio de Vivienda, además de que les sean otorgadas las carteras de Transporte o, incluso, la de Defensa, donde aterrizaría Néstor Humberto Martínez, cercano al elegido vicepresidente, Vargas Lleras. Sin embargo, está claro que existe incomodidad frente a los demás partidos, pues es probable que no sean tenidos en cuenta para nuevos nombramientos, así como no estuvieron en la repartición de las presidencias de Senado y Cámara para la nueva legislatura.

Durante las próximas horas, el presidente Santos hará otras designaciones y definirá, junto con su círculo más cercano, las prioridades legislativas para este período. De igual forma, los partidos de la Unidad Nacional desarrollarán en los próximos días sendas reuniones en las que definirán sus temas claves para esta legislatura con miras a que, la próxima semana, quede en firme la agenda legislativa para 2014-2015.