El grito de independencia del Chocó

Ante el abandono estatal, las precarias condiciones de educación, infraestructura, nutrición y salud, los chocoanos plantean no celebrar el 20 de julio el Día de la Independencia.

Señalan en las calles de Quibdó, capital del Chocó: “Al departamento se lo han robado tres veces y se lo siguen robando”. No mienten, pese a las millonarias inversiones que se anuncian de forma reiterada por el Gobierno, las obras quedan inconclusas o simplemente no se hacen por los saqueos al erario. Por eso, los pobladores del departamento están programando una protesta para que el 20 de julio los chocoanos no celebren el Día de la Independencia y, por el contrario, salgan a las calles a reclamar por el abandono.

El inventario del caos en el departamento del Chocó es largo. La salud se la han robado para campañas políticas; el hospital San Francisco de Asis, el único de segundo nivel está a punto de ser liquidado; las vía Quibó – Medellín lleva décadas en construcción, no solo se han robado el presupuesto, hace tres semanas murieron más de 30 personas en una avalancha. (lea: Así robaban la plata de la salud en el Chocó)

Además, los menores reciben comida en descomposición entregada por carteles de la contratación, la planta de educadores es insuficiente, la infraestructura en los colegios es miserable, hay 11 municipios sin interconexión eléctrica y, tal vez lo más grave, es una de las regiones del país donde más mueren niños de física hambre por desnutrición.

La protesta, planteada bajo el slogan “Cambiemos el grito de Independencia, por un grito de protesta ante el abandono estatal” es simplemente desconocer al Gobierno, no izar la bandera de Colombia y elevar solo la tricolor (azul, amarillo y verde) del Chocó.

En diálogo con El Espectador, el secretario general del Comité Cívico por la Dignidad del Chocó, Dilion Martínez, afirmó que “hemos querido aprovechar la cercanía del 20 de julio para protestar por el abandono en todos los temas sociales. Acá no hay obra que no se la roben los contratistas elegidos por el Gobierno, incluso, con la vigilancia las cosas son peores. La Superintendencia de Salud, mandó 18 interventores al hospital San Francisco de Asis y el servicio está peor y las deudas se han duplicado”.

Martínez dijo que la protesta del 20 de julio, que saldrá del parque Manuel Mosquera Garcés a las 8 de la mañana, en la cual los participantes izarán la bandera de Chocó a media asta y cargaran ataúdes simbólicos, será el preámbulo de un gran pario cívico departamental para reclamar lo que por décadas se le ha negado al Chocó.