El magnetismo de la paz

Para promover el debate informado y la participación de la sociedad civil, 42 ciudadanos, provenientes de diferentes sectores, se unieron para crear ‘La Paz Querida’.

El padre Francisco de Roux (centro), ha sido fundamental en la búsqueda de la paz.

Desde hace un poco más de un año el general (r) Henry Medina Uribe inició una labor que parecía titánica: reunir a un nutrido grupo de personas de distintos sectores políticos y sociales interesadas en movilizar opinión. El propósito era configurar una masa crítica capaz de producir cambios estructurales en un país también cambiante que vive una coyuntura histórica y transita a un escenario de posconflicto.

La tarea resultó más fácil de lo que esperaba, sobre todo porque quienes fueron convocados encontraron un mensaje contundente en el hecho de que el promotor fuera precisamente un militar que, como actor protagónico del conflicto armado, conoce como pocos los rigores de la guerra. “Eso nos pareció muy interesante a todos los que nos empezó a invitar. Que un general, que conoce muy bien cómo ha sido el conflicto, estuviera convocándonos para apoyar la paz”, explica la economista y dirigente política Cecilia López, una de las integrantes de la iniciativa denominada ‘La Paz Querida’.

Empezó con un grupo muy pequeño, que fue creciendo hasta llegar a 42 integrantes del núcleo gestor que hoy, en medio de un acto formal en el Centro de Convenciones de la Biblioteca Luis Angel Arango, promulgarán una declaración de principios en la que hacen requerimientos y exigencias al Gobierno, a la sociedad civil, a los partidos y movimientos políticos, a los empresarios, a la Fuerza Pública, a las guerrillas, a la delincuencia organizada y a los organismos de cooperación internacional. “Queremos contribuir a la conversación nacional sobre la reconstrucción del país, articulados con la convicción de que los acuerdos de La Habana requieren una actitud proactiva de parte de los colombianos para enriquecerlos y para que tengamos el coraje de hacer las transformaciones estructurales profundas que se requieren”, asegura el padre jesuita Francisco de Roux, quien hace parte del núcleo.

Entre los firmantes se encuentran, además, el profesor e investigador Alejo Vargas Velásquez, el exfiscal General Alfonso Gómez Méndez, el antropólogo y profesor Darío Fajardo Montaña, la investigadora Elisabeth Ungar Bleier, el sociólogo Francisco Leal Buitrago, el exministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo, el exministro de Ambiente Manuel Rodríguez Becerra, el exsenador Juan Mario Laserna Jaramillo, la exdirectora del Inderena y autoridad en temas ambientales Margarita Marino de Botero, el periodista Juan Pablo Ferro Casas, el exintegrante del M19 Otty Patiño y el jurista Rodrigo Uprimny, entre otras personalidades.

“Se conformó un grupo muy interesante, con todas las tendencias. El general desde un principio dijo que no era sólo crear un grupo y salir con un pronunciamiento, sino que había que crear una estrategia para trabajar en un proyecto de mediano y largo plazo”, detalla Cecilia López.

‘La Paz Querida’ promoverá debates y participación de la sociedad civil y la ciudadanía, tanto a nivel nacional como regional, para la construcción de la convivencia en las diferencias, la implementación adecuada de los Acuerdos de La Habana y eventualmente los que surjan de las negociaciones con el Eln. “Nuestra estructura es concéntrica. Tiene un núcleo gestor, que somos las 42 personas gestantes y firmantes de la declaración de principios, un segundo círculo que son articuladores de paz, gente muy comprometida; y el tercero es el de adherentes, que son los que se suman a nuestra campaña a través de redes sociales”, explica el general (r) Henry Medina.

Y aunque es claro que con el avance de los diálogos de paz se han creado varias iniciativas similares en el país, el grupo tiene claro su factor diferencial: la intención directa de influir en el escenario de lo público, pero no con un debate partidista sino con la discusión de ideas.

“Esto no nace como campaña para que la gente vote por el sí en el referendo. Es un grupo que invita a la formación de la conciencia ciudadana, para que cada quien vote en conciencia lo que sea mejor para el país y por eso queremos aportar con reflexiones, estudios, con conversación pública, sobre lo que está en juego en este momento en Colombia”, concluye el padre Francisco de Roux.

Temas relacionados

 

últimas noticias