El nombramiento que genera malestar entre Duque y la ministra Alicia Arango

Se trata de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad, cargo al que aspira la excongresista liberal Olga Lucía Velásquez y cuya postulación incomodó al ala más radical del uribismo. La ministra de Defensa ad hoc para este caso dijo que declinaría de su encargo si se insistía en tener en cuenta la hoja de vida de la exlegisladora.

La ministra de Trabajo, Alicia Arango, tenía a su cargo la designación del nuevo superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada pero el presidente Duque le acaba de quitar dicho rol.Archivo Presidencia

La polémica por cuenta de la designación del nuevo director o directora de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada comenzó a finales del año pasado cuando el Ministro de Defensa, Guillermo Botero, presentó su impedimento en todo lo referente a la entidad dados sus vínculos directos con empresas relacionadas con el sector.

Desde entonces, el presidente Iván Duque delegó en su ministra de Trabajo, Alicia Arango, el encargo para que nombrara a la nueva cabeza de la entidad bajo la figura de ministra de Defensa ad hoc. La sorpresa vino cuando cobró fuerza la candidatura de la excongresista Olga Lucía Velásquez para ocupar la dirección de la Superintendencia de Vigilancia, no solo por el partido político que ella representaba –el liberalismo-, sino sus posturas a favor del Acuerdo de Paz y el rol que ejerció como jefe de debate del excandidato presidencial, Humberto de la Calle.

Los uribistas inconformes no dudaron en ocultar su molestia con el eventual nombramiento de Velásquez, entre otras cosas, porque los del ala más radical estaban promoviendo la candidatura del almirante (r) Gabriel Arango Bacci. De hecho, la primera en oponerse a la aspiración de la excongresista fue la propia ministra de Defensa ad hoc quien insistió ante los medios de comunicación que, mientras ella tuviera el encargo de designar al nuevo superintendente, Velásquez no sería nombrada.

El mensaje, al parecer, fue entendido como un desafío al presidente Iván Duque quien, durante su etapa de senador, consolidó una fuerte amistad con la exlegisladora roja. A tal punto, según ha dicho ella misma a la prensa, que fue el propio jefe de Estado quien le sugirió que le enviara la hoja de vida dado su interés en ocupar el cargo y que, su posible llegada a la Superintendencia de Vigilancia no sería en representación del Partido Liberal. Menos aún, bajo el entendido de que la colectividad que dirige César Gaviria está declarada como independiente bajo los lineamientos del Estatuto de la Oposición.

Por eso, en las últimas horas, le jefe de Estado emitió un nuevo decreto en el que le retira el encargo que le hizo a Arango a finales del año pasado y en su reemplazo, designó esa responsabilidad a la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez. “Hay que buscar lo mejor. Mientras yo sea ministra de Defensa ad hoc para la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada busco lo mejor”, se escuchaba repetir a la ministra Arango cuando se le hablaba de la excongresista.

De hecho, no hace mucho, la propia funcionaria denunció que la hoja de vida de Olga Lucía Velásquez le había llegado a su despacho no de manos de la excongresista sino del exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno, preso por corrupción. Un asunto que para ella era lo suficientemente contundente para descartar la hoja de vida, dado el origen de la recomendación, como lo aclaró hace un par de semanas en un mensaje directo que envió a La W Radio.

Así las cosas, el pulso entre el ala uribista más radical y el presidente Iván Duque parece haberse desatado en la Casa de Nariño, dentro de su propio gabinete. Con el decreto emitido por el primer mandatario, quedó en evidencia que no está dispuesto a ceder a nombramientos sugeridos, así provengan de su propio partido. Entre tanto, se espera que Gutiérrez haga el anuncio sobre el nuevo superintendente lo más pronto posible.

862266

2019-05-23T13:51:54-05:00

article

2019-05-23T14:16:06-05:00

sarboleda_1274

none

-Redacción Política

Política

El nombramiento que genera malestar entre Duque y la ministra Alicia Arango

75

3792

3867