El papa, jugado por la paz de Colombia

Francisco se declaró dispuesto a visitar el país cuando se firme el acuerdo de paz. Incluso, Iglesia Católica podría tener un papel en la mesa.

El presidente Juan Manuel Santos junto al papa Francisco tras el encuentro en el Vaticano. /AFP
Por segunda vez el presidente Juan Manuel Santos se entrevistó con el papa Francisco. De nuevo, según contó el mandatario tras el encuentro, la paz de Colombia fue el tema central de la conversación. Hablaron por 20 minutos en la biblioteca privada del pontífice y las conclusiones son, en palabras de Santos, que el papa tiene mucho interés y compromiso con la reconciliación de Colombia, para lo cual estaría dispuesto a jugar un papel en la mesa de diálogos con las Farc, y que vendrá a Colombia para la firma del acuerdo de fin del conflicto.
 
“El santo padre me ha pedido que persevere, me ha dicho que no baje la guardia. La reconciliación en Colombia hay que buscarla por todas las formas. Y así lo haré. Me dijo algo muy bonito: ‘Usted es tal vez el mandatario por el cual más he rezado yo’. Y eso me llegó al fondo del corazón. Le dije: ‘Santo padre, siga rezando. Lo necesito, necesito su apoyo, necesito su iluminación’”, detalló Santos.
 
Según el jefe de Estado, coincidieron en la necesidad de conseguir la paz para Colombia, pero también en la necesidad de luchar por la justicia social y ayudar al medio ambiente, “y hablamos sobre el inmenso dividendo que en términos de medio ambiente tendría la paz”, agregó el mandatario. También señaló que hablaron de las víctimas y el perdón.
 
“Ahí el santo padre dijo: ‘Lo que pueda hacer yo personalmente, la Iglesia, cuente con nosotros. No solamente lo apoyamos, sino que, si necesita que juguemos un papel, estamos dispuestos a hacerlo’. Cosa que nos complace muchísimo, porque el santo padre es tal vez en este momento la máxima voz autorizada que tiene el mundo en estos asuntos”, reveló el presidente Santos.
 
Al final, Santos sostuvo que le pidió al pontífice que lo iluminara en estos momentos y que iluminara a los colombianos para que podamos encontrar la paz, justo ahora que la mesa de diálogos enfrenta una fuerte turbulencia por cuenta de la intensificación de la confrontación armada en Colombia.
 
Por último, el jefe de Estado respondió preguntas a los periodistas, lo que le sirvió para puntualizar que el papa “reiteró que iba a viajar a Colombia, que todavía no tiene una fecha concreta, está tratando de concretarla en el momento preciso. Pero me dijo que si acelerábamos el proceso, si lográbamos un acuerdo, que eso sería también determinante para que se pudiera apresurar la fecha de su visita”.
 
De la misma manera aclaró que, aunque el papa le dijo que estaría interesado, “dispuesto a jugar el papel que sea necesario para lograr ponerle fin al único y más viejo conflicto del continente”, eso “tendría que ser algo que saliera de ambas partes, no solamente de una”, en clara referencia a los delegados de paz de las Farc.
En efecto, el proceso de paz necesita rezos y algo más. El último mes ha sido de duras tensiones para la mesa de conversaciones por cuenta de los combates entre la Fuerza Pública y la guerrilla: se han registrado más de cien muertos de parte y parte, los hechos de guerra sobrepasan los 50, según la Defensoría del Pueblo, y las declaraciones públicas se dividen entre quienes piden el cese bilateral del fuego y quienes piden la suspensión de los diálogos.
 
Es por esto que la posibilidad de que el papa entre a jugar un papel preciso en la mesa de diálogos, es visto con buenos ojos de parte y parte. Y no se puede descartar que entre a ser mediador en un momento tan definitivo como este, en el que se avanza en la discusión sobre la satisfacción de los derechos de las víctimas, que incluye los aspectos de justicia, y lo correspondiente al fin del conflicto, que habla del cese del fuego bilateral y definitivo.
 
En este mismo sentido, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, felicitó al Gobierno y las Farc por mantener la mesa de diálogos en momentos en que las noticias de guerra predominan en el país. De igual manera sostuvo que el acuerdo sobre la creación de una comisión de la verdad, dado a conocer hace 15 días, es muy valioso. “Este puede ser el factor clave que proporcione la base para una paz sostenible después de medio siglo de conflicto armado”, expresó.
 
El ciclo 38 de conversaciones debería empezar mañana, por lo que los negociadores del Gobierno viajarían hoy a La Habana, si nada extraordinario ocurre. En esta nueva ronda el papel protagónico lo tendrá el plan piloto de desminado humanitario, que en los próximos días debe empezar a limpiar El Orejón, en Antioquia, de objetos explosivos y municiones sin explotar. Asimismo, la mayor presión la tendrá la subcomisión técnica para el fin del conflicto, pues es allí donde oficiales activos y jefes guerrilleros se encuentran cara y donde los hechos de guerra tienen mayor impacto.
 
Es así como la visita de Santos al papa puede tener un objetivo puntual: conseguir que el sumo pontífice entre a jugar un rol de mediación en la mesa y contribuya a distensionarla y sacarla adelante en un momento tan definitivo como el que vive el proceso de paz de Colombia. 
últimas noticias