El partidor presidencial

Doce podrían ser los aspirantes por grupos significativos de ciudadanos. Los partidos tradicionales tienen definida su estrategia.

El anuncio de Santos sobre si va o no por la reelección, que debe hacerse antes del 25 de noviembre, marcará el rumbo de la campaña presidencial. / SIG

A 28 días de que el presidente Juan Manuel Santos anuncie si va o no por la reelección y a poco menos de siete meses de la cita en las urnas para elegir, en primera vuelta, al jefe de Estado para el cuatrienio 2014-2018, poco a poco comienza a decantarse el partidor de candidatos, y partidos y movimientos políticos aceleran el paso con miras a tomar decisiones. Por ejemplo, no fue sino que el Uribe Centro Democrático definiera el nombre de Óscar Iván Zuluaga como su nominado, para que el exgobernador y exministro Antonio Navarro Wolf, a través de Twitter, les preguntara a sus seguidores: “¿Acepto ir a una consulta con Peñalosa? Opiniones, por favor”. Seguidamente dio a conocer los primeros resultados: “75 opiniones en 10 minutos. 63 positivas a consulta con Peñalosa”, trinó.

Por los lados del exalcalde de Bogotá, el pasado 18 de octubre le pidió a la llamada Alianza Verde —surgida de la coalición entre el Partido Verde y los Progresistas— inscribir su nombre a una consulta que elija candidato presidencial, aunque no está del todo claro si el pulso sería con Navarro o sólo con el senador John Sudarsky, quien también  anunció su precandidatura. Y es que, según Peñalosa, la verdadera intención de Antonio Navarro es que la Alianza Verde “lo nombre candidato y después ir a consulta interpartidista con Clara López, la aspirante del Polo Democrático”. Por ahora, según han dicho las directivas de la Alianza Verde, sólo después de que el presidente Santos anuncie si va o no por otros cuatro años en el poder. 

De los otros partidos, el Liberal tiene ya definido que apoya la reelección de Santos y que si éste no va, buscará candidato propio, aunque por ahora en el horizonte no se ve una figura que pueda izar sus banderas. El Partido de la U sólo tiene la posibilidad de la continuidad del primer mandatario y los conservadores viven una verdadera encrucijada y hoy se mueven entre tener candidato, sumarse a la eventual cruzada reeleccionista o hacer alianza con el Uribe Centro Democrático. “En principio, la posición clara es que hay que tener candidato propio, siquiera para la primera vuelta. Ahora, no sé qué nos depare el futuro. Estamos convencidos de que el gran escenario para que un partido se pueda mostrar ante el país y presentar sus propuestas son las elecciones presidenciales”, dijo Ómar Yepes, presidente del directorio azul.

Hablando de alternativas, quienes se sienten en terreno seguro son los de Cambio Radical. Por ahora reeleccionistas, saben que si Santos decide declinar en su aspiración, tienen la mejor carta: Germán Vargas Lleras, quien lidera las encuestas de opinión, incluso por encima del jefe de Estado. El lío del hoy presidente de la junta directiva de la Fundación Buen Gobierno —reactivada supuestamente para mostrar los logros del Gobierno, aunque para otros será la plataforma para su reelección— es que en las toldas liberales, conservadoras y de la U lo miran con desconfianza y están dispuestos a darle la pelea.

Pero la baraja seguramente será más amplia. En los últimos seis meses, por lo menos 10 personas se han arrimado a la Registraduría para pedir formularios para recolectar firmas que avalen una posible aspiración a nombre de grupos significativos de ciudadanos. Los más conocidos son el exgobernador del Atlántico Eduardo Verano de la Rosa, a nombre del llamado Movimiento Colombia País de Regiones, y Feliciano Valencia, del movimiento indígena País Común. También están David Corredor, por el Movimiento Socialista Bolivariano; Carlos Mario Orozco, del Movimiento Unidad Nacional de Víctimas del Conflicto (Munalvic); Néstor Gustavo Pérez, del Partido Político Social Demócrata Isoc; Norman Julián Patiño, por Voluntad Social, y John Jaime Beltrán, del Movimiento Social Presente Colombia Empresa de Todos.

En la lista están también Mario Alirio Velásquez Osorio, del Movimiento Tú Eres Colombia; Iván Darío Camaño, del Movimiento Participación Activa y Unificada por Colombia; Myriam Pinilla de Charris, del Movimiento Poscla-Cristo Social, y Jack García Morales, de Todos Somos Colombia. Y podría sumarse el nombre de la exfiscal Viviane Morales, de quien se dice está siendo tentada por varios movimientos cristianos para que se lance. Son cerca de 500 mil firmas las que tienen que recoger y el plazo para presentarlas ante la Organización Electoral vence el 10 de diciembre. Para ese entonces, ya se sabrá si Santos va o no por la reelección y ahí sí arrancará en firme la carrera por la Presidencia.

Zuluaga, 56%; Santos, 35%. ¿Es esa la diferencia?

Aunque el expresidente Álvaro Uribe le hizo un llamado a Francisco Santos, el gran derrotado en la convención del Centro Democrático, para que asumiera la jefatura de debate del candidato Óscar Iván Zuluaga, hasta el momento no la ha aceptado y se mantiene en un sepulcral silencio. Lo que se dice en voz baja es que Pacho sabe que la convención fue hecha a la medida de Zuluaga, al fin y al cabo la organizaron dos exministros del gobierno Uribe: Fabio Valencia Cossio y María del Rosario Guerra, quienes estaban en su contra. Además, en la intención de acercar al Partido Conservador, Valencia Cossio cumpliría un papel clave y hasta podría ser fórmula vicepresidencial.

También están denuncias como la del senador Armando Benedetti, quien asegura que la secretaria privada de Zuluaga, a la hora de la elección, llenó escarapelas para que votaran por su jefe. Según el resultado que cantaron al final de la convención, Zuluaga ganó con el 56% de los votos, y El Espectador conoció que los escrutinios arrojaron sólo un 35% para Santos. ¿Es esa realmente la diferencia? Hay quienes creen que no y recuerdan que el mismo Pacho dijo que acogía los resultados sólo si había garantía de transparencia, que hoy está en duda.