El perfil del gabinete de Iván Duque: técnicos y del país empresarial, más que políticos

Van 15 anuncios de los 16 ministerios en total. Hasta ahora se cumple el compromiso de tener a varias mujeres en el equipo.

Quedan sólo 16 días para que Iván Duque asuma la Presidencia de la República y el equipo ministerial que lo acompañará está prácticamente listo. Ya están designados 15 de ellos y sólo falta una cartera: Tecnologías de la Información y las Comunicaciones TIC). En campaña, el compromiso fue tener un gabinete integrado en un 50 % por mujeres, más técnico que político y que sea para cuatro años. Lo primero se está cumpliendo y se ratificó con los últimos nombramientos; lo segundo también, aunque no faltará quien diga que el perfil es más empresarial, y lo tercero sólo se sabrá con el paso del tiempo.

Tal y como lo anunció, desde el 11 de julio Duque comenzó a soltar a cuenta gotas los nombres de sus ministros. El primero fue Alberto Carrasquilla, quien estará al frente de la cartera de Hacienda. Luego anunció a Andrés Valencia en Agricultura, Nancy Patricia Gutiérrez en Interior, José Manuel Restrepo en Comercio y Carlos Holmes Trujillo en la Cancillería. Siguieron Ricardo Lozano, quien será el ministro del Medio Ambiente; María Victoria Angulo, que estará en Educación, Jonathan Malagón, en Vivienda, y Guillermo Botero, en Defensa. Y en los últimos días designó a María Fernanda Suárez como ministra de Minas y Energía; a Gloria María Borrero, de Justicia; a Juan Pablo Uribe, de Salud, a Alicia Arango, de Trabajo y a Carmen Vásquez, de Cultura. 

Le puede interesar: Duque anuncia a Carmen Vásquez como ministra de Cultura

Van 15 de 16. Unos más que otros con reconocida cercanía al expresidente Álvaro Uribe, el mentor de Duque, como es el caso de Carrasquilla, quien fue su minhacienda entre 2003 y 2007. En esa lista caben también Trujillo, con pasado liberal pero el único militante activo del Centro Democrático, hasta el punto de haber sido precandidato presidencial; Botero, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco); Gutiérrez, quien si bien en su paso por el Congreso lo hizo a nombre de Cambio Radical, siempre se le consideró cercana al exmandatario. Y, por supuesto, Alicia Arango, su exsecretaria privada en los ocho años de mandato.

Sin embargo, la mayoría de los que estarán en el gabinete del nuevo gobierno tienen un perfil más técnico o vienen del mundo empresarial, alejados de la política tradicional. Juan Pablo Uribe, el nuevo minsalud, es médico cirujano con maestrías en salud pública y administración pública, y era el director general de la Fundación Santa Fe. Gloria María Borrero, quien asumirá el Ministerio de Justicia, es abogada con especialización en derecho administrativo y en los últimos años ha estado al frente de la Corporación Excelencia en la Justicia.

La futura ministra de Minas, María Fernanda Suárez, es administradora de empresas, tiene maestría en gerencia de políticas y era la vicepresidente ejecutiva de Estrategia y Finanzas en Ecopetrol. Y el de Vivienda, Jonathan Malagón, es economista y administrador, con doctorado en economía. Hasta el momento ejercía como vicepresidente técnico de Asobancaria. Perfiles técnicos, como se ve, y que también tiene María Victoria Angulo, próxima jefe del Ministerio de Educación, economista social con maestrías en desarrollo social y análisis económico aplicado en política social. Se venía desempeñando como secretaria en ese mismo campo de Bogotá.

José Manuel Restrepo, la carta de Duque para el Ministerio de Comercio, es a su vez economista y especialista en finanzas, con maestría en economía y estaba en la rectoría de la Universidad del Rosario. Y en un nivel entre técnico pero ligado al sector empresarial se puede ubicar a Ricardo Lozano, el nuevo ministro del Medio Ambiente, geólogo experto en cambio climático y biodiversidad, exdirector del Ideam y quien estaba en la dirección del Centro Nacional del Agua de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi).

Quien sí tiene una trayectoria amplia a nivel gremial empresarial es Andrés Valencia, el futuro minagricultura, quien en los últimos años ha sido el presidente de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi). En esta orilla se ubican también Guillermo Botero, el de Fenalco, y la misma Nancy Patricia Gutiérrez, quien estaba al frente de Asomóvil, el gremio de las compañías de telefonía celular. Y aunque no es un ministerio, el Directorio Nacional de Planeación es un eje fundamental del Ejecutivo y sus riendas las tomará Gloria Alonso, economista con maestría en esa misma rama, vicecontralora general y vinculada en el pasado al Banco Mundial, Incomex y Fedesarrollo.

Este sábado, Duque anunció a sus ministras de Cultura y Transporte. En el primero estará Cármen Inés Vásquez, oriunda de Buenaventura y la cuota afro en el gabinete, abogada con maestría en Derecho Administrativo y especialización en Relaciones Internacionales y Derecho Constitucional. Ha sido ministra plenipotenciaria de Colombia ante la OEA, viceministra para la Participación e Igualdad de Derechos del Ministerio de Interior y contralora delegada para el sector de Defensa, Justicia y Seguridad. Para el segundo fue escogida Ángela María Orozco, abogada con maestría en Jurisprudencia Comparada y especialización en Derecho Económico. Es actualmente la presidenta de Asograsas, fue vicepresidenta de Asocolflores, ministra de Comecio de Andrés Pastrana y presidenta de Proexport. Es muy cercana a la vicepresidenta electa Marta Lucía Ramírez. 

¿Un gabinete que significa punto a favor de Duque? Las opiniones frente a sus designaciones se leen de acuerdo con el lado desde donde se hagan y es cierto que unos nombres encuentran más resistencia que otros. Para la muestra un botón: a Guillermo Botero le recuerdan su nula experiencia, preparación o conocimientos aplicables a esa cartera e incluso sus ideas radicales, como su No en el plebiscito por la paz. Otros, en cambio, lo consideran un acierto y destacan su carácter firme y su gestión como dirigente gremial. De cualquier manera, la señal es que el nuevo gabinete no ha sido armado con cálculos políticos, aunque hilando delgado no faltará quien lo relacione al pago de favores económicos. En su gestión estará la respuesta.