"Para el Presidente la paz está por encima de la reelección" : Canciller

La ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, confiesa que al Gobierno le faltó un mayor diálogo, anterior al paro agrario, con los gremios para entender realmente la magnitud de las protestas.

María Ángela Holguín es la voz diplomática del Gobierno de Juan Manuel Santos, un presidente que ha apostado todo su capital político a un proceso de paz con el que quiere acabar con el último conflicto armado de Latinoamérica. Holguín no puede ser más contundente: 'Los colombianos nos estamos jugando el futuro con el proceso de paz'. No el Gobierno, insiste, no el presidente, sino los colombianos. 'Es un momento en el que han confluido muchas cosas. Es histórico, un momento en que todos quieren. Más que como miembro del Gobierno se lo digo como colombiana. Es el momento'.

El proceso cumple este mes de octubre un año desde la primera reunión en público. La última fase de la negociación coincide con la precampaña electoral, ya lanzada. El Gobierno quiere convocar un referéndum para ratificar un eventual acuerdo de paz y ha apuntado que esa votación podría coincidir con las elecciones, dándole a todo el proceso un aire de plebiscito. Holguín separa sin embargo las dos cosas. 'El punto es un convencimiento del presidente de que lo que el país necesita es la paz, independientemente de su futuro político. No es una jugada política, no es que a través de la paz lo vayan a reelegir, es el convencimiento de que a través de la paz el país va a lograr avanzar. Para él, la paz está por encima de la reelección. Créame, es así'.

Holguín considera que el hecho de que el final de la negociación se esté solapando con la campaña electoral entorpece el objetivo principal. 'Lo que juega en contra es que [la negociación] queda en la mitad del proceso electoral. Hubiera sido mucho mejor que no fuera así. Pero tampoco se avanza de un día para otro en un acuerdo de paz después de 50 años. Es desafortunado para la paz que haya coincidido precisamente con las elecciones. Lo que es equivocado es interpretar que el presidente esté en la paz por la reelección. El presidente está en la paz por la paz'.

El pasado mes de agosto, surgió en el campo colombiano un conflicto mayúsculo que el Gobierno no supo prever. Durante 20 días, una huelga general a la que se fueron sumando gremios paralizó algunas vías principales del país y desafió en ocasiones a las fuerzas de seguridad con violencia. Holguín rechaza que el paro, que le ha costado a Santos una caída de valoración hasta menos del 30%, haya enturbiado la imagen exterior. 'Se lo digo como colombiana, qué bueno que Colombia pase del conflicto armado al conflicto social. Qué bueno que la gente en vez de matarse, proteste. Qué bueno que se sienta tranquila de salir a protestar'.

Lo importante, subraya, no es que la gente proteste sino que se aborden soluciones a las causas de la protesta, que no tienen que ver con su Gobierno sino con una situación heredada de décadas. 'Hay un abandono del campo', reconoce, sobre todo en infraestructura. Aun así, la canciller no elude la autocrítica sobre la lenta gestión del conflicto: 'No es que no lo valorara [la protesta]. Faltó una mayor dinámica con las asociaciones y no un diálogo directo con los campesinos. Para eso están las asociaciones. Al Gobierno le faltó un mayor diálogo anterior al paro con los gremios para entender realmente la magnitud de las protestas y los requerimientos que estaban haciendo'.

Holguín se reunió en Madrid con todos los embajadores colombianos en Europa. Como primera diplomática de Colombia afirma que solo ha encontrado comprensión hacia su país y el histórico proceso de paz. 'El apoyo ha sido generalizado. Aquí en Europa no hay uno solo [país que no lo apoye]. Sin necesidad de mucha explicación. La posibilidad de vivir en paz, eso lo entiende cualquier persona en cualquier país'.