'El presidente Santos es vencible'

La exsenadora pide coherencia a los uribistas que hoy están en la Unidad Nacional y confía en una alianza con el conservatismo.

Liliana Rendón apoya a Alfredo Ramos Maya, hijo de Luis Alfredo Ramos, en su candidatura al Senado por el Centro Democrático. / Luis Benavides

Liliana Rendón renunció a su curul en el Senado y al Partido Conservador para convertirse en la jefa de debate del Centro Democrático en Antioquia. Alumna aventajada de Luis Alfredo Ramos, su meta es la Gobernación del departamento en 2015, campaña que ya arrancó pues, dice, “el desgaste es grande y hay que comenzar a trabajar desde temprano”. En diálogo con El Espectador, señala que no teme que los líos judiciales de Ramos le afecten, que el Centro Democrático les quitará votos a todos los partidos, que el presidente Santos es “ganable” y que los uribistas que hoy siguen en otras colectividades deberían seguir sus pasos.

¿No es una apuesta muy arriesgada renunciar al Senado y al Partido Conservador para irse al naciente Centro Democrático?
Todo el mundo sabe que yo he venido haciendo un trabajo político con Luis Alfredo Ramos y él había decidido unirse al Centro Democrático para ser candidato a la Presidencia. Estaba acompañando su candidatura y cuando sucede lo de la captura, quedé como la cabeza visible de su movimiento. Para mí hubiera sido muy fácil haberme quedado acompañando al Gobierno y al Partido Conservador, con el que saqué más de 110 mil votos, pero preferí estar al lado de la persona que me ha ayudado, me ha respaldado y que está en un momento difícil. Y su voluntad es estar con el presidente Uribe.

Dice usted que fue un acto de ética política...
Para mí fue muy difícil renunciar a ser senadora, con dos niñas y una familia. Fueron muchas noches de desvelo, de consultas con la comunidad que me eligió. Yo podría haber dicho que me tenían encarcelada en el Partido porque no me dejaban trabajar con Uribe. Y está el tema del salario, pero estos momentos de la vida son definitivos y hay que tomar decisiones y asumir riesgos. Yo no podía estar con una curul conservadora y trabajando por otro movimiento. Eso no es ético y por eso preferí, en un acto de decoro, devolver mi credencial, dar las gracias y entregar la curul ante el Congreso.

¿Cree que congresistas como Miguel Gómez, Juan Carlos Vélez, Juan Lozano o José Darío Salazar deberían seguir sus pasos?

Con todo respeto, hay momentos en los que se debe hablar con claridad. Uno tiene que mostrar coherencia con la causa y no puede acompañar las causas del presidente Uribe estando en otro partido. Eso no tiene coherencia y éticamente uno no puede quedarse en un partido sabiendo que va a estar con un candidato que no va a estar en él.

Ya se sabe que va a aspirar a la Gobernación de Antioquia en 2015. ¿No teme que los líos judiciales de su jefe político, Luis Alfredo Ramos, terminen afectándola?

Para nada. Tengo una hoja de vida impecable, no tengo una sola investigación y ninguno de los paramilitares que se han desmovilizado me han mencionado. He hecho mi carrera en la calle, por las carreteras, visitando semanalmente dos o tres municipios. Y creo que la Corte Suprema, en su sabiduría, va a saber definir en favor de Luis Alfredo. Sé qué clase de persona es y sé que va a probar su inocencia.

¿Y entre Óscar Iván Zuluaga y Francisco Santos usted por quién se inclinó en la convención?

No participé en la convención por solidaridad con Luis Alfredo Ramos, porque era un momento que nos imaginamos muy difícil para él. Ahora decidimos apoyar al candidato que ganó.

¿Cree que Óscar Iván Zuluaga tiene con qué ganar la Presidencia?

Tiene una gran herencia y condiciones intelectuales, y será muy importante concretar el respaldo de Francisco Santos con su carisma. Ojalá acepte que el doctor Zuluaga es el candidato oficial del Centro Democrático.

¿Pero le alcanza a Zuluaga para ganarle al presidente Juan Manuel Santos en una reelección?

Hay que dar la pelea y creo que es vencible.

Hay algunos en el Partido Conservador que acusan al Centro Democrático de jugar sucio y llevársele la gente...

El Centro Democrático les quita a la U, al Partido Liberal y al Conservador. Pero para nada se puede hablar de juego sucio, menos aún cuando el presidente Uribe ni siquiera se mantiene en Colombia. En lo de la recolección de las firmas, es la gente la que busca dónde firmar. Ahora, los que sí deben estar preocupados son los de la U, que lo que han construido ha sido sólo por la imagen de Uribe.

Por cierto, usted fue senadora conservadora y dicen que al Partido le gusta mucho la mermelada, ¿eso es cierto?

Pues yo nunca vi la mermelada y nunca fui bien recibida por el Gobierno. Ellos decían que parecía más del Polo que del conservatismo, porque la mayoría de las veces no compartía las decisiones del Gobierno, manifestando objeción de conciencia. El Partido va a hacer una convención en diciembre y tomará sus decisiones. Desconozco alguna propuesta del presidente Santos. Nada está dicho y guardo la esperanza de que se pueda afianzar una alianza con el Centro Democrático.

El uribismo habla del deterioro de la seguridad, ¿cómo está Antioquia?

Muy mal y eso se puede corroborar en las zonas urbanas y rurales. Los grupos al margen de la ley controlan las regiones y no es sino mirar las cifras de atracos, robos y extorsión. Y lo que está sucediendo en Medellín es muy grave.

¿Usted le cree al proceso de paz que se adelanta con las Farc en Cuba?

Como todo colombiano deseo la paz, pero no les creo a las Farc cuando todos los días hay secuestros, muertes, bombas. Cuando hay voluntad de paz se hacen actos simbólicos, pero la violencia sigue y da la impresión de que las bases de las Farc no están conectadas con la jefatura, como hace 10 o 15 años. Las tropas los han abandonado.

[email protected]

[email protected]

últimas noticias

Dos cubanos en las elecciones colombianas

Iván Duque, rotundo ganador en el Eje Cafetero

Así se vota en una cárcel de Colombia