El propósito de Uribe en el 2019: modificar la JEP desde el Congreso

En un trino del pasado 28 de diciembre, el expresidente Álvaro Uribe fijó su intención de modificar el Acuerdo de Paz en lo que tiene que ver con el sistema de justicia transicional, especialmente en lo que tiene que ver con la extradición.

El expresidente Álvaro Uribe impulsó un acto legislativo para crear una sala especial en la JEP para procesar uniformados vinculados a crímenes en el marco del conflicto armado.Archivo-El Espectador

Un trino del expresidente Álvaro Uribe el día de inocentes (28 de diciembre) pasó de agache para la opinión pública, pero revela sus metas para el 2019. “La extradición es un acuerdo de confianza entre países sobre el cual el país requerido no debería pedir más que la certificación del país requirente sobre la naturaleza del delito y la fecha. Extralimitaciones de JEP conducirán a acelerar la modificación del texto de La Habana”, escribió y fijó en su cuenta de redes sociales el senador del Centro Democrático.

El mensaje en principio no deja claro la razón que empujó al expresidente a hacers esa reflexión en días de festividades decembrinas. Algunos, apelando al estilo al que Uribe nos tiene acostumbrados en sus redes, interpreteron que el jefe natural del Centro Democrático está enviando mensajes a Pedro para que los oiga Juan. Que tiene conocimiento de que en los próximos días el tema cobrará vigor en el debate público. ¿Tal vez sea porque aún no se conoce el fallo completo de la Corte Constitucional sobre la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz? O ¿se refiera al caso puntual de Jesús Santrich, cuya decisión final sobre la extradición solicitada por Estados Unidos, está en manos de la JEP y deberá decidir su suerte en el primer mes del año?. También puede ser que el trino sea una respuesta a los publicados por la JEP el 27 de diciembre, que versaban sobre asuntos solicitudes de extradición a firmantes del Acuerdo.  Preguntas que no tienen respuesta, por ahora.

En lo que sí se puede estar seguro, es que el expresidente Uribe no abandonará la batalla por modificar el Acuerdo de Paz con las Farc desde el Congreso de la República. Lo demostró en el primer semestre legislativo. Él, y miembros de su partido, impulsaron una agresiva estrategia para, en distintos proyectos de ley y reformas constitucionales, incluir parágrafos y artículos que, de haber sido aprobados, habrían causado un fuerte golpe a lo acordado en La Habana. Pasó con una iniciativa que buscaba crear nuevas salas en la JEP para procesar a los uniformados involucrados en graves crímenes en el marco del conflicto. La reforma a la JEP propuso un fuerte pulso en la Comisión Primera de Senado, en donde estuvo muy cerca de ser aprobada, gracias a la intervención del propio expresidente, quien no pertenece a dicha célula legislativa pero  fungió como Mnistro del Interior ad hoc para construir un principio de acuerdo político con todos los partidos que tienen presencia allí. Al final el acuersdo se frustró y la iniciativa, que estaba avalada por el Centro Democrático y Cambio Radical -excluyendo a los senadores Rodrigo Lara y Temistocles Ortega), se hundió.

(También le puede interesar esta nota: así se hundió la sala para uniformados en la JEP)

Pero el país conoce el talante combativo del senador Uribe. En la reforma política; la propuesta para reformar la ley de víctimas, o la ley de orden público también se hizo un intento por desequilibrar lo que los defensores del Acuerdo de Paz llaman la seguridad jurídica de los excombatientes.  Las intenciones de renegociar el acuerdo por vía legislativa han sido tan evidentes que la propia Misión de la ONU ha intervenido para solicitar al Congreso de la República respeto por la palabra empreñada por el Estado colombiano en el Acuerdo de Paz. El expresidente Uribe ha contado con el apoyo del Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, quien también ha enfrentado a la JEP en distintos campos, desde la confrontación pública hasta con propuestas legislativas en sus proyectos; y de algunos sectores de Cambio Radical que se suman a la tesis de la necesidad de hacer reformas al Acuerdo de Paz. Mientras tanto, el presidente Iván Duque ha sostenido un discurso ambivalente. No ha rechazado directamente las propuestas de su partido, algunas las ha apoyado tímidamente, en otras ocasiones ha manifestado que lo que no funcione en el Acuerdo de Paz debe ser replanteado, pero, sobre todo, en escenarios internacionales, ha sido enfático en que a quienes cumplan con lo pactado en La Habana se les mantendrán los beneficios; sin embargo, usualmente, agrega, que quienes incumplan serán castigados con toda contundencia. 

 

 

831688

2018-12-30T12:12:48-05:00

article

2018-12-30T12:12:48-05:00

amolano_1273

none

-Redacción Política

Política

El propósito de Uribe en el 2019: modificar la JEP desde el Congreso

69

5972

6041