El próximo 19 de noviembre, el Congreso sesionará en el norte del Cauca

Esto con el propósito de enviar un mensaje a las comunidades indígenas de que no están solas y que el Legislativo las escucha. Santander de Quilichao será el escenario para la sesión informal.

98 votos apoyaron la propuesta de sesionar en el norte del Cauca.Archivo El Espectador

Dentro del Capitolio, han sido varios los pronunciamientos de los congresistas en rechazo sobre la grave situación de orden público en el Cauca. Para pasar del verbo a la acción, la representante de los Decentes, María José Pizarro, propuso a la plenaria de la Cámara sesionar en Santander de Quilichao para escuchar a la comunidad.

Este martes, con 92 votos, la plenaria de la Cámara baja aceptó la proposición, contando con apoyos de todos los sectores. Esta misma proposición se presentó en Senado que hasta hoy tuvo luz verde luego de un intenso debate de moción de censura al ministro de Defensa, Guillermo Botero. 

La fecha inicial propuesta era el 12 de noviembre, sin embargo, con el sí de la plenaria del Senado se trasladó para el 19 del mismo mes para poder organizar la logística del traslado del Congreso hacia el Cauca. 

"Vamos a solicitar al ministro de Defensa que garantice el desplazamiento de los congresistas, en caso negativo tendremos que ver quiénes se meten mano al drill", dijo Pizarro.

En un principio, la propuesta nació desde la Comisión de Paz, pero la idea caló en toda la plenaria donde solamente se contaron cinco votos en contra. Por ahora, no hay agenda establecida porque se está resolviendo el tema de la movilización de la Cámara hasta la zona. 

"Se propuso una delegación, dije que no tenía ningún sentido, la Comisión de Paz ya fue y después de un tiempo asesinaron a estos indígenas, a pesar de que lo habíamos advertido. Que vaya una delegación no tiene ningún sentido, aquí se trata de enviar un mensaje al país y que la sociedad sepa que tiene un Congreso a la altura de las circunstancias", apuntó la representante.

En la última semana, se reportaron dos masacres en el norte de Cauca. El balance fueron cinco indígenas y cuatro topógrafos asesinados. Igualmente, el pasado fin de semana la violencia no cesó en esa zona del departamento. Por lo menos tres ataques y un homicidio fue el informe que llegó desde las comunidades.

La respuesta del Gobierno fue ordenar la presencia de 2.500 uniformados más en el norte del Cauca, así como una serie de medidas de corte social para garantizar la presencia integral del Estado en un territorio que aún no ha podido ser testigo de la paz.

 

889874

2019-11-06T11:54:14-05:00

article

2019-11-06T18:22:07-05:00

nataliatamayogaviria_1236

none

-Redacción Política ([email protected])

Política

El próximo 19 de noviembre, el Congreso sesionará en el norte del Cauca

73

3202

3275